1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Windows 10: ¿reiniciando Microsoft?

Este miércoles se presenta oficialmente el nuevo sistema operativo de Windows 10. Para Microsoft, una revolución con un nuevo modelo de negocio y una fuerte apuesta para asegurar su futuro.

Satya Nadella, director de Microsoft, está ahora mismo bajo presión. En el último trimestre, el consorcio perdió 3.200 millones de dólares, los números más negativos de su historia. Entre las causas destaca la malograda compra de la empresa Nokia, otrora pionera en la fabricación de dispositivos móviles. Pero ahora, con el nuevo sistema operativo Windows 10, pretende tener la clave para recuperar los números positivos con un principio claro: Windows quiere estar en todos los dispositivos y siempre conectado a Internet.

Smartphones, tabletas, consolas…

Para sorpresa de los que sólo entienden a Windows en el ordenador, este sistema es muy diferente a sus antecesores. Al consorcio le gusta decir que Windows 10 es “una visión”, sin dar demasiadas explicaciones sobre el hecho de haberse saltado el número nueve en la denominación de la última versión. Con Windows 10, Microsoft quiere un sistema que vaya más allá del PC y que se adapte a smartphones, tabletas o videoconsolas. Todos los aparatos con un mismo sistema y todos los datos conectados entre sí a través de Internet.

Satya Nadella durante la presentación de Windows 10.

Satya Nadella durante la presentación de Windows 10.

Al mismo tiempo, Microsoft cambia completamente su modelo de negocio. Hasta ahora, publicaba sus versiones de software destinadas a la compra. Pero Windows 10 será un producto gratuito para muchos usuarios. Lógicamente, Microsoft también pretende ganar dinero, pero eso surgirá a través de la venta de productos y servicios alrededor de Windows como nuevas funciones, programas o ampliaciones de memoria, extensiones que se podrán comprar en la propia tienda de software de Windows.

Para los usuarios de Windows 7 y 8, el sistema estará disponible para su descarga a lo largo del año. Una oferta necesaria para captar clientes y poder distribuir el nuevo sistema lo más rápido posible, puesto que sin una amplia base de usuarios, para Microsoft sería difícil generar la demanda necesaria para vender otros productos y servicios de Windows 10.

Apple como modelo

Antes de saber si la visión será rentable, Windows aun necesitará unos dos años para llegar a implantarse en un amplio segmento de dispositivos como smartphones o tabletas. Será entonces cuando el sistema desplegará su poder como lo hizo Apple en su momento, al permitir compartir datos entre distintos aparatos como el iPad o el iPhone. Apple también abrió su propia tienda de software, donde otras empresas distribuyen sus programas. Y con cada compra, también gana Apple.

Clientes de empresa

La gran fuerza de Microsoft continúa siendo el computador de trabajo clásico como lo conocemos en la empresa. El 90 por ciento de los ordenadores en todo el mundo funciona con Windows. Pero en el sector de móviles y tabletas, Microsoft perdió el tren. Las terminales con Windows Phone tienen un segmento muy reducido en un mercado dominado principalmente por Android, de Google, y el iOS de Apple.

Ahora queda por determinar si Microsoft conseguirá salir del entorno de trabajo y oficina, para poder ampliar las ganancias. Y también se verá si el jefe de Microsoft, Satya Nadella, acertó con su visión sobre el futuro del consorcio.

DW recomienda