1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Weidel y Gauland: un poco de todo en la AfD

El nuevo dúo al frente la formación conservadora alemana no podría ser más diferente, pero ambos coinciden en situarse a la derecha. ¿Quiénes son Weidel y Gauland?

Como si fuese un abuelo con su nieta, ambos trabajan mano a mano para Alternativa para Alemania (AfD). Aparentan defender juntos un programa muy amplio, pero el caballero con chaqueta al estilo inglés y la dama gestora con pantalón y camisa no solo son diferentes por su apariencia. También las señales que envían a los electores potenciales son distintas.

 

Más información:

-Líder de ultraderecha alemana sufre duro revés

-Dossier: AfD, los populistas alemanes en problemas

 

Además de representar un corte demográfico transversal, representan también estilos de vida diferentes. Cumplen con las aspiraciones de la derecha y del liberalismo económico, de los ultraconservadores y de los que defienden las relaciones entre personas del mismo sexo, de los grandes señores y de los adolescentes. Un ente que representa a todo tipo de modelos de vida y una jugada maestra, si es que así estaba planeada.

Entre el gris y el rubio

 A sus 76 años, Gauland, vicepresidente del partido, simboliza la continuidad en este joven partido en el que todavía no hay un liderazgo de ideas ni poder concreto. Puede observar con benevolencia y, al mismo tiempo, ser un nacionalista alemán de lo más conservador, un político de la vieja escuela. Por el contrario, con tan solo 38 años, su compañera es una asesora empresarial independiente y un alevín políticamente hablando.

Sin embargo, ambos coinciden en una cosa: en caminar por la derecha. Tratar de conseguir mayor aceptación ciudadana para el partido fue la apuesta perdida de la exlíder Frauke Petry. Y como se pudo ver después del congreso de Colonia, el partido está ahora todavía más a la derecha.

Weidel se encargó de marcar el compás nacionalista, con tonos más agudos incluso que los de su compañero. Las primeras muestras se vieron en Colonia, cuando dijo ante los delegados que la corrección política había quedado en el basurero de la historia. También gritó que lucharía por Alemania "con la ayuda de Dios”. Una melodía perfecta para los círculos nacionalistas alemanes y unas palabras que, a pesar de ser nuevas, parecen extrañas cuando las pronuncia una mujer con dos hijos que vive en una relación lésbica. A partir de ahora, en la AfD también caben otros modelos de familia aparte del tradicional de padre, madre e hijo.

Alexander Gauland con Frauke Petry en el congreso de Colonia.

Alexander Gauland con Frauke Petry en el congreso de Colonia.

¿Moderada o a la derecha?

Económicamente, Alice Weidel apuesta por expulsar a España y Portugal de la zona euro y por mantener el dinero en efectivo. Como euroescéptica, dirige en la AfD el Comité Técnico "Euro y Moneda". Su fama de moderada solo es comprensible en relación con otras opiniones más radicales de su partido. Es una defensora a ultranza de endurecer la política de asilo y, aunque apoyase la expulsión del ultraderechista Björn Höcke, quiere seguir haciendo campaña con él.

Ahora, Weidel es la nueva cara de la AfD. Ascendió este fin de semana al poder gracias a Gauland, que ya apoyaba su candidatura antes del congreso. Según Gauland, tal combinación solo funcionará si ambos trabajan "en conjunto”. Exactamente igual que lo demostraron en el congreso, cuando tomaron el mando casi por sorpresa con dos tercios de los votos.

Gauland hoy y antes

Mientras Weidel está en el punto de mira de todos, los antiguos compañeros de Gauland todavía se siguen preguntando cómo ha llegado a esta situación. El expolítico de la CDU era experto en materia de asilo y, a finales de los 70, organizó la llegada de 250 refugiados de Vietnam para el ayuntamiento de Frankfurt. Era consciente de las dificultades de los "balseros” en el mar de la China Oriental. Precisamente, la misma persona que hoy habla de una "avalancha humana” en Alemania.

Durante su juventud política, también sorprende que fuese el encargado de negociar con sus rivales políticos la compra de obras de arte de Warhol, Liechtenstein y Beuys para abrir un museo. Compañeros de entonces reconocen que tenía gran instinto político, porque aunque Gauland no estaba muy interesado en el arte, sabía el prestigio que suponía abrir un museo en Frankfurt. ¿Podría ser también su triunfo con Weidel un golpe estratégicamente calculado?

Autor: Volker Wagener (JAG/DZC)

DW recomienda