1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Washington y Caracas: diferencias en medio del pragmatismo

Experto alemán evalúa las sanciones impuestas por Estados Unidos a la empresa estatal Petróleos de Venezuela, así como la posibilidad de una ruptura de relaciones comerciales entre ambos países.

default

El presidente venezolano, Hugo Chávez Frías. (Archivo)

Venezuela no ha tardado en responder a las sanciones que Washington impuso este 24 de mayo a la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), acusada de hacer negocios con Irán en el ámbito energético pese a las sospechas de que el programa atómico de la república islámica contempla la fabricación de armamento nuclear.

Según el subsecretario de Estado, James Steinberg, las medidas que ahora impiden a la petrolera venezolana cerrar contratos con el Gobierno estadounidense y acceder a sus fuentes de financiamiento para exportaciones e importaciones fueron tomadas para reducir el abastecimiento de gasolina de Irán.

Y es que a PDVSA se le atribuye el envío a Irán de por lo menos dos cargamentos de un producto que, mezclado con el petróleo, mejora considerablemente la calidad de la gasolina; con todo y que el ministro venezolano de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, aseguró en 2010 que la empresa detuvo el suministro de combustibles cuando Irán superó su escasez de crudo.

Sanciones “inocuas”

Ölförderung in Venezuela

PDVSA no podrá cerrar contratos con el Gobierno estadounidense.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, describió las sanciones como una agresión imperialista. Ramírez lo secundó, acotando que las mismas buscan dividir a los miembros de la OPEP, por lo que sopesa la posibilidad de denunciar la arbitrariedad de las medidas ante la ONU. Y la mayoría oficialista en la Asamblea Nacional ha pedido que se tomen represalias proporcionales.

Los opositores venezolanos temen que se deje de exportar petróleo hacia el norte como respuesta a una reprimenda más bien “inocua”, a sus ojos. Las agencias de noticias citan a expertos según los cuales, de las tres sanciones, dos no aplican porque Venezuela no tiene deudas con el Banco de Exportaciones e Importaciones de Estados Unidos.

¿Se impondrá el pragmatismo?

Hugo Chavez

Para Hugo Chávez las sanciones constituyen una "agresión imperialista".

El país suramericano tampoco participa en licitaciones oficiales estadounidenses; sólo un volumen reducido de sus exportaciones se vería afectado por las medidas. No obstante, el estamento chavista anunció que evaluará el grado en que las sanciones menoscaban la operatividad de la industria petrolera y, en consecuencia, “el suministro de 1,2 millones de barriles de petróleo diarios a Estados Unidos”.

¿Están en peligro las relaciones comerciales entre ambos países? Nikolaus Werz, profesor de Política Comparada en la Universidad de Rostock y conocedor del acontecer político venezolano, no cree que este impasse anule el sentido pragmático de las partes en discordia: “Hasta ahora, pese a todo, Chávez ha abastecido de petróleo a Estados Unidos puntualmente y Washington ha pagado sin retrasos”, comentó en entrevista para Deutsche Welle.

El peso de los intereses nacionales

Portrait Barack Obama

La administración Barack Obama aplica la "doctrina Maisto".

Para el investigador alemán, los acuerdos suscritos por Caracas y Teherán constituyen gestos simbólicos alineados con la aspiración de Chávez de contribuir a crear un orden mundial multipolar, pero menos importantes para el mandatario venezolano que los cientos de miles de barriles de petróleo diarios que Estados Unidos le compra.

Por otro lado, a juicio del especialista de Rostock, todo apunta a que Estados Unidos se ha tomado en serio la doctrina Maisto al castigar al Gobierno venezolano por acciones concretas y no por el discurso incendiario de su presidente; un paradigma que le ha permitido a la Casa Blanca evitar enfrentamientos con el hombre fuerte de Caracas para proteger sus intereses.

“El ex embajador de Estados Unidos en Venezuela John Maisto (1997-2000) dijo: ‘no juzguemos a Chávez por lo que dice, sino por lo que hace’. De ahí que sea ahora, debido a la cooperación energética con Irán, cuando Venezuela es objeto de sanciones –que deben analizarse en el contexto de los conflictos en el Magreb, en Israel y en el resto del Cercano Oriente– y no hace unos meses, cuando Chávez se expuso al pronunciarse sobre las revueltas en el mundo árabe y la crisis libia”.

Autor: Evan Romero-Castillo / dpa / Reuters

Editor: Enrique López Magallón

DW recomienda