1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Chile

Voto en el extranjero: ¿largo anhelo, baja participación?

En Alemania está todo listo para que este domingo voten por primera vez los chilenos residentes. Tras la larga lucha por conseguir este derecho, el desafío ahora es aumentar la concurrencia a las urnas.

 Schweiz | Wahlrecht Chilenen (Red Europea por los Derechos Políticos y Cívicos.
)

La campaña “Haz tu voto volar” movilizó a los chilenos con el fin de exigir el derecho a voto, como en este encuentro frente a las Naciones Unidas, en Ginebra.

Para quienes partieron al exilio tras el golpe militar en Chile, en 1973, este domingo será la primera vez que puedan votar en elecciones chilenas, después de más de 45 años. Algunos, que dejaron el país siendo aún jóvenes, nunca han votado en su vida. Otros, que se encuentran temporalmente lejos de la patria por razones de estudio o trabajo, tampoco podían ejercer su derecho ciudadano.

Con el regreso a la democracia, la demanda por el voto en el exterior comenzó a tomar fuerza, pero no se consolidó hasta ahora. El estreno será este domingo 2 de julio, en las primarias para determinar los candidatos presidenciales de los conglomerados Chile Vamos y Frente Amplio. "Éste es un hito histórico para nuestro país”, celebra Carlos Appelgren, Director General de Asuntos Consulares y de Inmigración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile.

Lea sobre la campaña por el voto en el exterior:

Ciudadanos y política, una relación a través de las redes

En Latinoamérica, Colombia fue pionera, incluso a nivel mundial, cuando en 1961 incorporó este procedimiento. Los demás países latinoamericanos le siguieron poco a poco y muy lentamente. Brasil permitió el voto en el exterior en 1965 y Perú, en 1979.

En los últimos 25 años, los países latinoamericanos que tienen voto en el extranjero pasaron de tres a 16. Chile y Guatemala fueron los últimos en sumarse. "El repunte de los procesos migratorios y la revaloración de los derechos humanos y políticos, explicarían esta tendencia”, indica Carlos Navarro, del Instituto Nacional Electoral de México, quien ha investigado estos procesos en el continente.

"Actualmente, sólo tres países de América Latina, que son Nicaragua, Uruguay y Cuba, no tienen voto en el extranjero. En términos numéricos, es la región con la proporción más alta de países con este dispositivo a nivel mundial”, destaca. Las modalidades y tipos de elecciones varían de un país a otro. Algunos pueden elegir presidente, parlamentarios y participar en consultas. La mayoría exige voto presencial y en muy pocos está la posibilidad electrónica o postal.

 Spanien | Wahlrecht Chilenen (Red Europea por los Derechos Políticos y Cívicos.
)

En toda Europa, la campaña congregó a los chilenos residentes por el voto. Aquí, en Madrid, en 2012.

No todos se inscriben

La jornada electoral chilena de este domingo puede tener una participación menor a la esperada, pues en primarias existen algunas restricciones, pero será un interesante ensayo como antesala de las presidenciales del 19 de noviembre. "Hemos visto gran entusiasmo de las comunidades de chilenos en el exterior por participar. Es un proceso que está empezando”, comenta Carlos Appelgren.

El país ha constituido 121 juntas electorales en el exterior. Para votar, los residentes deben actualizar previamente su domicilio en los consulados correspondientes. Según indica Carlos Appelgren, la tasa de inscripción debiera ser similar a la de otros países de la región, que es de un 10 a un 12 por ciento de los potenciales electores residentes.

En Alemania, estimaciones de la embajada chilena hablan de unos 15 mil chilenos residentes. Cifras preliminares indican que habría poco más de mil electores inscritos en este país. Pero como el voto es voluntario, no es posible determinar cuántos concurrirán finalmente a la cita.

El gobierno chileno ha traído todos los implementos necesarios para el proceso, pues la votación se debe efectuar exactamente igual que en teritorio nacional. Así, cámaras secretas, urnas, libros, votos y hasta lápices han viajado a sus destinos en el exterior. En Alemania se podrá votar en los consulados en Berlín, Fráncfort, Hamburgo y Múnich.

Más incentivos para la participación

Víctor Sáez reside en Berlín y es consejero de asociaciones chilenas en el exterior. Con la campaña "Haz tu voto volar” movilizaron a sus compatriotas para exigir este derecho. A pesar de que las cifras de participación son bajas, Sáez está optimista. "Este es un proceso y toma tiempo. Nos hubiera gustado que más gente se hubiera inscrito, pero también entendemos que hay una serie de obstáculos, como las distancias”, indica.

El dirigente lamenta que sólo se pueda votar en forma presencial: "No se aceptó la posibilidad del voto postal, como se usa en Europa, y el voto electrónico está todavía muy lejos. Se optó por un criterio muy estrecho, votar como se hace en Chile, con un lápiz y un papel. Es una forma miope de ver las cosas y no entender que existe tecnología que permite que la gente participe más”.

Chile Kommunalwahlen (picture-alliance/NurPhoto/F. Lavoz)

Chile es uno de los últimos países latinoamericanos en conseguir este derecho. Colombia lo tiene desde hace más de 55 años.

"Siempre está en el horizonte poder dar mayores facilidades y ojalá podamos modificar la mecánica de votación, pero también es un tema de entusiasmo y compromiso, de entender que éste es un vínculo importante con la patria”, asegura Carlos Appelgren.

En opinión de Carlos Navarro, "todavía hay ciertas reticencias ante las modalidades electrónicas. Las tecnologías están ahí, pero todavía hay debate sobre qué tan confiables son. Falta superar los obstáculos de confianza para mejorar  los procesos”.

Otro incentivo tiene que ver con la representatividad, como ocurre en Colombia, Ecuador y República, con parlamentarios elegidos por votantes en el extranjero. "Una motivación para votar es tener representación parlamentaria, que dé respuesta al chileno que vive afuera y hoy se pregunta qué gana votando. Eso permitiría que se sintiera identificado”, indica Víctor Sáez.

Con todo, el voto en el exterior tiene un papel clave, asegura Carlos Navarro: "Tiene un sentido inclusivo, positivo y de fortalecimiento de la democracia y da una señal de interés y preocupación del Estado por mantener y reforzar los vínculos con sus ciudadanos que residen en el extranjero, y a los migrantes les permite mantenerse más vinculados a su comunidad de origen”. Ahora sólo falta que concurran a las urnas.

 

DW recomienda

Enlaces externos