1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Volver a salir a flote

La natación alemana quiere renacer de las cenizas en Pekín. La cosecha de medallas de Atenas 2004 –una plata y cuatro bronces- se antoja escasa para una disciplina que ha dado grandes satisfacciones al deporte alemán.

default

Britta Steffen.

Con el objetivo de reverdecer viejos laureles –el último oro olímpico data ya de Barcelona 1992-, el equipo germano compite en los Juegos Olímpicos de Pekín con un número relativamente pequeño de efectivos –solamente viajan 28 nadadores- pero todos ellos con serias opciones de disputar las finales y muchos de volver a casa con algún metal.

La chica de oro

La opción más clara pasa por la “chica de oro” de la natación alemana: la berlinesa Britta Steffen. A sus 24 años, la de Pekín será ya su tercera cita olímpica, después de Sydney –viajó con 16 años para participar en los relevos- y Atenas. Pese a sus triunfos –cuatro medallas de oro y dos récords del mundo en los Europeos de Budapest en 2006, la carrera de Britta Steffen ha tenido sus altibajos. De hecho, su trayectoria se estancó tras su fulgurante aparición en Sydney y no fue hasta hace dos años que volvió a la senda de los éxitos. Sus apuestas para Pekín son los 50 y los 100 metros libres. Posee el récord de Europa de esta última distancia, pero tendrá que mejorar el tope mundial si quiere hacerse con la medalla de oro.

Paul Biedermann

Paul Biedermann.

Al margen de Steffen, hay otras opciones de medalla para Alemania. Uno de ellos es el de Paul Biedermann, que tendrá que hacer frente en la prueba de los 200 libres al estadounidense Michael Phelps, que pretende convertirse en leyenda y superar la gesta del mítico Mark Spitz en Munich 1972. También Annika Lurz -200 libres-, Sarah Pöwe -100 braza-, Helge Meeuw -100 metros espalda- y los relevos femeninos tienen fundadas posibilidades de sumar algún metal. Menos probables son las medallas en otras disciplinas, como el salto, el waterpolo o la natación sincronizada. Eso en la piscina, porque en aguas abiertas Thomas Lurz y Angela Maurer deben dar más de una alegría a los aficionados alemanes.