Virus: ″un castigo de los dioses″ | Ciencia y Ecología | DW | 26.10.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Virus: "un castigo de los dioses"

El proyecto de investigación de los murciélagos de Ghana, África, demuestra la importancia de los factores ecológicos y sociales en la propagación de virus patógenos.

Stefan Klose investiga virus en murciélagos de Ghana.

Stefan Klose investiga virus en murciélagos de Ghana.

El investigador Stefan Klose viaja a su lugar de trabajo por calles llenas de baches y pobladas de árboles de cacao. El científico, de 33 años, comprueba antes de salir si tiene todo su equipaje. Y poco antes del atardecer, él y su equipo, formado por cuatro personas, se detienen al borde del camino y siguen a pie a través de la selva de Ghana hasta llegar a su destino, una cueva de murciélagos.

“Ahora debemos tender muy rápidamente las redes”, dice el zoólogo. “Cuando los murciélagos vuelven a sus cuevas regresando de su caza nocturna de alimento, quedan atrapados en las redes de nylon transparente”, explica Stefan Klose.

Menos diversidad y más peligro

Stefan Klose coordina el proyecto de investigación del murciélago de la selva de

Murciélagos portadores de virus peligrosos para el ser humano.

Murciélagos portadores de virus peligrosos para el ser humano.

Ghana. “Lo particular de este proyecto es que aquí trabajan virólogos y ecólogos juntos”, dice. “Los especialistas en medicina tratan de identificar a los virus. Y nosotros, los especialistas en medio ambiente, estudiamos el espacio vital y el comportamiento de los murciélagos, a los que se considera una reserva de virus patógenos”, señala el experto.

El rol de la tala de los bosques y selvas para dar lugar a plantaciones de cacao, por ejemplo, es una de las cuestiones ecológicas fundamentales en lo que a la propagación de virus se refiere. “Partimos de que, como consecuencia del desmonte, a los murciélagos pierden sus áreas de descanso, lo que aumenta el nivel de estrés en estos animales y los hace más vulnerables a virus y, por ende, más peligrosos para los seres humanos”, explica Stefan Klose. Cuanta menos diversidad tenga un ecosistema, más inestable se vuelve.

El cacao, motor de la economía

Dado que también se deben tomar en consideración los factores económicos, la labor de los investigadores es muy compleja. El cacao es uno de los bienes de exportación más importantes de Ghana, y una fuente de recursos, especialmente para los campesinos. “No podemos decir que dejen de plantar cacao”, dice el ecólogo. En este momento se está pensando en una propuesta a partir de la cual se plantarían pequeñas ‘islas' de teobroma o árbol de cacao en medio de la selva. Con ellas se beneficiaría tanto al hombre como al medioambiente.

Virus en el agua

Para comprender mejor la propagación de agentes patógenos, los investigadores

Stefan Klose en su lugar de trabajo: la selva de Ghana.

Stefan Klose en su lugar de trabajo: la selva de Ghana.

deben estudiar también las costumbres cotidianas en cuanto a la alimentación. Una de las vías de contagio es el consumo de carne de murciélago, que en Ghana es considerado un alimento muy sano. Pero si la carne no se cuece lo suficiente, el ser humano se puede contagiar con los virus del murciélago.

“A menudo, en las cuevas hay pequeños arroyuelos. Y la gente recoge esa agua para beber”, dice Klose. “Pero no saben que en el agua hay residuos orgánicos de los murciélagos y, entre ellos, virus”, advierte el científico.

La ignorancia puede matar

Es por eso que otro de los objetivos del proyecto es la concientización acerca de estos peligros. Olivia Agbenyega, una socióloga ghanesa de la Universidad de Kumasi, es responsable de informar a la población. “En Ghana predominan las creencias en las fuerzas de la naturaleza. Si una persona se enferma, creen que es un castigo de los dioses”, explica la experta. Muchos ghaneses no saben que el motivo pueden ser los virus provenientes del agua o de la carne de murciélago.

“Cuando se produce un brote de la enfermedad, ya es demasiado tarde”, subraya la socióloga. Muchos pacientes mueren camino al hospital porque el transporte a través de las calles en mal estado demora demasiado. O porque no pueden pagar los medicamentos.

Intercambio en igualdad de condiciones

Es por eso que Olivia Agbenyega planea organizar seminarios comunitarios en las

Cooperación entre científicos de Alemania y de Ghana.

Cooperación entre científicos de Alemania y de Ghana.

aldeas para presentar el proyecto y poder brindar a los habitantes algunas recomendaciones muy sencillas para la vida cotidiana. “Hervir el agua y cocer la carne por completo puede salvar vidas”, aclara. En el proceso, es muy importante que científicos ghaneses hablen directamente con los afectados, ya que confían más en ellos que en sus colegas alemanes, y aceptarán seguramente su consejo.

Una división clara del trabajo y un intercambio en igualdad de condiciones: esas son las características del proyecto de investigación alemán-ghanés. Los científicos alemanes cuentan con el know how tecnológico y los investigadores ghaneses poseen un profundo conocimiento de su cultura y de su sociedad. Sólo de esta forma, coinciden Stefan Klose y Olivia Agbenyega, es posible que la excelencia científica vaya más allá de las fronteras.

Autora. Aygül Cizmecioglu/ Cristina Papaleo
Editor: Emilia Rojas

DW recomienda