1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Violencia y dos muertos en masivas marchas estudiantiles en Chile

Tras una masiva marcha estudiantil por una mayor participación en la reforma educacional del gobierno de Michelle Bachelet, dos jóvenes murieron baleados por un particular en el puerto chileno de Valparaíso.

Al margen de una masiva marcha, se produjeron varios incidentes violentos en Valparaíso.

Al margen de una masiva marcha, se produjeron varios incidentes violentos en Valparaíso.

Según fuentes policiales, las víctimas, de 18 y 25 años, estaban pintando unos grafitis en la fachada de una vivienda ubicada en las inmediaciones de la Plaza Victoria, donde se efectuaba la marcha, cuando el propietario del inmueble lo notó e inició una discusión con ellos. Varios testigos del incidente relataron que el hijo del dueño de la vivienda salió a la calle con un revólver y efectuó los disparos que causaron la muerte de los jóvenes.

"Condenamos todo hecho de violencia y lamentamos el deceso de estos dos jóvenes", dijo el ministro del Interior, Jorge Burgos, quien aclaró que el presunto autor de los disparos no tenía vínculo alguno con los efectivos policiales que estaban apostados en el sector.

Además se registraron masivas manifestaciones en la ciudad de Concepción, que junto a Valparaíso son las dos más grandes en cuanto a población después de Santiago de Chile, donde también se registró una masiva marcha para reclamar por mayor participación en los proyectos educativos, que terminó en incidentes.

En Santiago, pequeños grupos con sus rostros cubiertos se enfrentaron con bombas molotov a la policía, que los reprimió con chorros de agua y gases lacrimógenos.

En Santiago, pequeños grupos con sus rostros cubiertos se enfrentaron con bombas molotov a la policía, que los reprimió con chorros de agua y gases lacrimógenos.

Violencia en Santiago

En Santiago, pequeños grupos con sus rostros cubiertos se enfrentaron con bombas molotov a la policía, que los reprimió con chorros de agua y gases lacrimógenos. Además, los manifestantes destruyeron algunos semáforos e inmobiliarios del sector céntrico de la capital.

"Que Chile decida su educación", se leía en algunos carteles que portaban los manifestantes, estimados en más 150.000 personas, según los líderes estudiantiles, y en unos 50.000, según cifras de la policía. Estudiantes universitarios y de la educación media, además de los profesores, han criticado la forma en que el Ejecutivo lleva adelante los cambios en esta materia.

La "reforma (a la educación) será legítima cuando se construya con los diversos actores sociales", manifestó Valentina Saavedra, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), la mayor del país, al comienzo de la manifestación. Los manifestantes dieron plazo hasta la próxima semana a Bachelet para que entregue una "respuesta clara y contundente" sobre "cuáles son los intereses qué quiere satisfacer y con quiénes los quiere construir".

Una de las promesas de la mandataria es mejorar los salarios de los profesores y establecer gradualmente la gratuidad de la educación universitaria a partir del próximo año. La presidente concurrirá al Congreso el próximo jueves 21 de mayo para dar cuenta al Parlamento y al país sobre el estado de la nación. En caso de que allí no encuentren respuesta, estudiantes y profesores advirtieron que las movilizaciones irán en ascenso.

Desde la dictadura militar (1973-1990), la educación pública universitaria chilena es pagada, con aranceles que llegan a miles de dólares anuales, mientras la mitad de los trabajadores percibe salarios mensuales por debajo de los 450 dólares.

RML (dpa, efe)