1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Vicepresidente de Brasil rompe con Rousseff en plena crisis

El vicepresidente de Brasil, Michel Temer, envió una dura carta a Dilma Rousseff en la que acusa a la mandataria de sabotear a su Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el mayor aliado del gobernante PT.

Temer junto a Rousseff, en el discurso de toma de posesión de su segundo mandato.

Temer junto a Rousseff, en el discurso de toma de posesión de su segundo mandato.

"Desde ya le digo que no es necesario alardear públicamente sobre la necesidad de mi lealtad. La he demostrado a lo largo de estos cinco años", arranca Temer la misiva, enviada a la presidenta en la noche del lunes y reproducida íntegramente este martes (8.12.2015) por medios locales.

"No obstante, siempre estuve consciente de la absoluta desconfianza de usted y de su entorno en relación conmigo y con el PMDB. Desconfianza incompatible con lo que hicimos para mantener el apoyo personal y partidario a su Gobierno", prosigue Temer.

El vicepresidente rompe así el silencio que mantenía desde el miércoles pasado, cuando su correligionario en el PMDB y presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, acogió un pedido de destitución de Rousseff.

Temer contradice a Rousseff

En los últimos días, desde que la posibilidad del juicio político en su contra comenzó a ser palpable, Rousseff no dudó en ensalzar la figura de su vicepresidente, primero en la línea de sucesión en caso de que ella pierda el mandato, y también al PMDB, que Temer lidera. La mandataria ha insistido en que cuenta con Temer y el PMDB para superar la profunda crisis que vive el país y, en especial, para impedir que el Congreso decida hacerle un juicio político.

Sin embargo, en su misiva, Temer lista 11 episodios que a su entender demuestran que Rousseff no le tiene confianza ni a él ni a su partido político. Entre otros, señala que durante los primeros cuatro meses de Gobierno fue "un vice decorativo", solo llamado para "resolver votaciones del PMDB y crisis políticas". Jamás, asegura, él o su partido fueron "llamados para discutir formulaciones económicas o políticas del país; éramos simples accesorios secundarios, subsidiarios", agrega.

También subraya su actuación como articulador político del Gobierno, papel que asumió a pedido de Rousseff, para lograr que el Congreso aprobara las primeras medidas de ajuste fiscal propuestas por el equipo económico: "No titubeamos. Estaba en juego el país", constata, pero lamenta que después de aprobado el ajuste, "los acuerdos asumidos en el Parlamento" para lograrlo "no fueron cumplidos".

Para demostrar lo dicho anteriormente, sube la parada Temer, basta resaltar que en la última convención del partido solo el 59,9 por ciento votó por mantener la alianza con el gobernante Partido de los Trabajadores (PT). "Y solo lo hicieron, me atrevo a registrar, porque era yo el candidato a la reelección a vice", se jacta Temer, que alude al "prestigio político que he cosechado con la credibilidad y el respeto que sembré en el partido".

Corolario de la crisis

Así, la carta del político y constitucionalista que asumiría la Presidencia del país, en caso de que Rousseff acabe destituida, se convierte en corolario del dificultoso comienzo del trámite, que debe iniciarse con la instalación de una comisión especial en la Cámara baja. Ya el lunes, a raíz de la división que existe en el PMDB en relación con la destitución de Rousseff, la creación de la comisión tuvo que ser aplazada para este martes, pese a la urgencia de la presidenta para concluir el trámite y no seguir desgastándose.

En el PMDB existen desde hace meses sectores disidentes que han declarado abiertamente su decisión de romper con el Gobierno y, en especial, con el Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff. Uno de esos sectores es encabezado por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, un líder evangélico con influencia en vastos sectores del PMDB, quien a su vez ha visto peligrar su escaño en un proceso iniciado por el Congreso, debido a sus implicaciones en el escándalo de corrupción en Petrobras.

RML (dpa, efe)

DW recomienda