1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Venezuela: tanques contra delincuentes

Según varios expertos, el operativo policial lanzado por el Gobierno venezolano contra bandas criminales, en un intento por quitarles el control de populosas zonas suburbanas, es un golpe de efecto electoral.

El operativo arrojó 247 detenidos.

El operativo arrojó 247 detenidos.

“Venezuela tiene un problema de inseguridad galopante y fuera de control. Es el segundo país con el mayor índice de homicidios a nivel mundial, después de Honduras. Además, existe una impunidad jurídica que casi no tiene comparación con ningún otro país del mundo“, dice el politólogo Ivo Hernández, de la Universidad de Münster.

El catedrático señala que, de cara a las elecciones parlamentarias, que a todas luces están perdidas para el actual Gobierno según las encuestas, es muy probable que el operativo lanzado hace unos días "se trate de una medida efectista para atender los problemas que la población siente más cercanos".

Escenario de guerra

El fin de semana pasado fue activado un operativo para desmontar varias bandas criminales que operan en el país. Medios venezolanos relatan que el barrio la Cota 904 de Caracas se convirtió el lunes en la madrugada en un escenario de guerra cuando 200 efectivos de distintas agrupaciones militares y policiales enfrentaron a bandas criminales.

Operativo contra la crminalidad en Caracas.

Operativo contra la crminalidad en Caracas.

Vecinos del lugar reportaron que durante la redada que duró nueve horas, no se permitió a los habitantes de la Cota 905 entrar ni salir, muchos no pudieron llegar a su trabajo, ni enviar a sus hijos a la escuela. El “Operativo Protección y Liberación del Pueblo“, como fue llamado por el Gobierno, dejó un saldo de 18 muertos y 247 detenidos. Fueron recuperados 28 vehículos y 24 motocicletas que habían sido robados. También fueron decomisadas 30 armas. A los familiares de las víctimas no se les permitió acercarse a la morgue, tampoco a periodistas ni camarógrafos.

El pueblo en armas

Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello, recuerda que desde hace tiempo las fuerzas armadas demandaban volver a tener el control de las armas de guerra y el monopolio de la violencia.

“Todo el mundo sabe que estos grupos han venido armándose a la sombra del Estado, se les ha entregado armamento y munición. El presidente Chávez presumía de que los americanos tendrían muchas dificultades si intentaran invadir el país, porque serían atacados desde todos los barrios. Se refería al armamento que está en manos de muchos de estos colectivos. Ahora, por razones electorales, dicen que estos grupos están financiados por la oposición“, afirma.

El presidente, Nicolás Maduro, aseguró después del operativo que este arrojó pruebas de que el paramilitarismo colombiano quiere instaurarse en el país. Alarcón reitera que se trata de zonas en donde el Estado ha perdido el control progresivamente. “No es paramilitarismo, son delincuentes venezolanos y algunos extranjeros que aprovechan la ausencia del Estado en Caracas y otras localidades para traficar drogas y ejercer otras actividades ilegales“.

Uso excesivo de la fuerza militar.

"Uso excesivo de la fuerza militar".

Ejecuciones extrajudiciales

La organización de derechos humanos Provea denunció que en el operativo se utilizó un uso excesivo de la fuerza y el empleo indiscriminado de medios letales por parte de los cuerpos policiales y militares y alertó de que “abre las puertas a la legitimación de ejecuciones extrajudiciales“.

Alarcón destaca la seriedad de Provea, que nació tras los abusos militares durante el Gobierno de Carlos Andrés Pérez. “Algunos expertos dijeron que las ejecuciones a estas personas fueron realizadas a una distancia muy corta, que parecían ejecuciones extrajudiciales“.

Ivo Hernández añade que el ejército no es una fuerza para garantizar la seguridad, sino para hacer la guerra. “Mandar un contingente armado con tanquetas es desproporcionado. No ataca de fondo el problema de la inseguridad. Esta tiene que abordarse con políticas sostenidas, y no con un montón de militares atacando un barrio de Caracas“.

DW recomienda