1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

“Venezuela, incapaz de resolver sus problemas”

Ahora es oficial: Venezuela necesita ayuda y Maduro se la ha pedido a la ONU. Desde Caracas, el periodista Juan Francisco Alonso habla con DW sobre los problemas de abastecimiento del país y sus perspectivas.

Deutsche Welle: Es oficial. Venezuela ha solicitado ayuda a la ONU, aunque desde hace tiempo hay problemas de abastecimiento. ¿Por qué precisamente ahora tiene lugar este pedido?

Juan Francisco Alonso: La respuesta a esa pregunta no se conoce. Maduro no ha dado ninguna explicación de por qué ha dado este paso precisamente ahora. Esta mañana hubo noticias de que había varios barcos cargados en los puertos venezolanos, pero que no llevaban la mercancía hasta tierra porque no estaba pagada. Nadie quiere prestar dinero al Gobierno ni fiar sus mercancías. Pero ahora está claro que el Gobierno no puede solucionar solo los problemas y por eso acude a la ayuda humanitaria. Sobre todo en el terreno de las medicinas, la situación es extremadamente crítica. 

Más información:

-La OEA dedicará dos sesiones a Venezuela

-Catorce países piden a Maduro que convoque elecciones

Precisamente, el pedido de Maduro tiene que ver con los medicamentos. ¿Hasta qué punto es complicada la situación en los hospitales venezolanos y  las consultas médicas?

Hay organizaciones que calculan que las vidas de unas cuatro millones de personas corren peligro en Venezuela. Estamos hablando de más de 200.000 personas con hipertensión y otras tantas con cáncer e infecciones con el virus de inmunodeficiencia humana. Si sumamos cuánta gente hay con acceso restringido o nulo a medicamentos, queda clara la gravedad del problema. En Venezuela, hay personas que mueren porque no hay medicinas con qué tratarlas. Además, faltan aparatos médicos. De todo ello tiene la culpa el Gobierno, que debe garantizar el derecho a la atención médica y no lo cumple.

¿No es irónico que Maduro se dirija a las Naciones Unidas? Caracas siempre ha visto el fantasma del imperialismo estadounidense tras esta institución.

Maduro nunca ha criticado directamente a la ONU. Él atacó sobre todo a la gente que lo alentó a que Venezuela pidiera apoyo a la institución. Y ha criticado a quienes utilizaron el concepto "ayuda humanitaria”. Aunque no se ha dicho nunca oficialmente, muchos piensan que la ayuda humanitaria podría abrir las puertas para una intervención extranjera. Realmente estos señores piensan que, si piden comida y medicamentos a la ONU, vendrán los cascos azules al país para distribuirlos entre la población.

Venezuela Versorgungskrise Krankenhaus (picture-alliance/dpa/G. Ismar)

Personas esperan ante la puerta del hospital infantil "Jorge Lizarraga" de Valencia (Venezuela).

Aun así, el pedido de ayuda supone una derrota para la política de Maduro.

Por supuesto. Es el reconocimiento de la incompetencia del Gobierno para resolver por sí mismo los problemas. Yo lo veo como lo que sucede cuando se acude a Alcohólicos Anónimos. El primer paso es reconocer la adicción. En el caso de Venezuela, eso significa que el Gobierno debe admitir que el modelo económico no funciona y cambiarlo. Eso no quiere hacerlo el Gobierno. Pero el pedido de ayuda es una declaración no oficial de que la situación es realmente seria. Y de que nunca antes se había registrado en Venezuela una situación como la actual . Esas cosas ocurren en Haití, pero no en un país donde hace todavía hace tres años había abundantes ingresos por el petróleo. Ya entonces había síntomas de problemas. Ahora que ya no fluye el dinero a borbotones, no hay nada que pueda esconder los problemas y estos se muestran con toda su dureza.

¿Qué puede hacer la ONU para resolver el problema de abastecimiento de medicamentos en Venezuela?

Eso puede llevar tiempo. Porque se trata de volver a poner en su sitio a todo un sistema sanitario. Para aliviar la más inmediata necesidad, nos harían falta unos doscientos barcos llenos de medicamentos. Después, debe retomarse la producción de medicinas. Bayer y otras empresas farmacéuticas tienen aquí plantas de producción, pero no fabrican nada, porque les faltan materias primas. Además, hay que reparar los aparatos hospitalarios y, para ello, necesitamos materiales de repuesto.  Además, hay que encontrar sustitutos para los casi 19.000 médicos que han abandonado el país en los últimos años. 

DW recomienda