1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Uribe cuenta con Europa

Con el apoyo del presidente francés, el jefe de la Política Exterior de la Unión Europea y el jefe de Gobierno español se ha llenado la maleta con la que viaja a Suiza el presidente colombiano, Álvaro Uribe.

default

El presidente colombiano, Alvaro Uribe, y el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana

La estrella del presidente colombiano, Álvaro Uribe, no sólo ha recobrado brillo en su país –en donde según la prensa, un 80% de la población respalda su política de mano dura-, sino que fulgura renovada en el Viejo Continente. En cada estación de la gira europea que tiene como destino final el Foro Económico de Davos , el presidente Uribe ha cosechado espaldarazos y apoyo a su postura. Más que robarle el estrellato, al parecer, con sus apasionadas reacciones del último tiempo el presidente venezolano, Hugo Chávez, lo que ha hecho es poner el escenario para que la posición mesurada de Uribe sea más apreciada aún.

Apoyo francés, con condición

Esta corriente favorable se manifestó, primero, en París, en donde el presidente francés, Nicolás Sarkozy, se expresó totalmente a favor de que sean las naciones europeas –Francia, España y Suiza- las que medien por la liberación de los rehenes en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Siempre y cuando el proceso negociador “ofrezca suficientes garantías de éxito y que disponga de un espacio adecuado para el diálogo”.

A pesar de que con esta declaración, el Elíseo deja abierta la puerta a cualquier otro posible mediador que ofrezca mayores posibilidades de éxito –“aunque éste sea el mismo Chávez”, opina el Neue Zürcher Zeitung-, su postura lleva el agua a los molinos del presidente colombiano, a quien la mediación bastante unilateral del presidente Chávez le colmó la medida.

Las FARC seguirán contando como terroristas

Es más, la propuesta del mandatario venezolano de catalogar de “insurgentes” a sus miembros para que las FARC se sienten a la mesa de negociaciones, no encuentra y -según anunció el jefe de la Política Exterior de la Unión Europea, Javier Solana- no encontrará apoyo europeo. Las FARC seguirán constando en la lista de grupos terroristas. “No hay razón para cambiar nuestra postura”, declaró a la prensa, “los terroristas deben liberar a los rehenes sin condiciones. El presidente Uribe tiene nuestro total apoyo en su lucha contra el terrorismo”, declaró Solana.

En similares términos se manifestó el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, quien elogió los esfuerzos del Gobierno colombiano por la liberación de los rehenes. El caso de Clara Rojas y Consuelo González –ambas liberadas a comienzos de mes por mediación del presidente Chávez- “nos da esperanza”, declaró Barroso puntualizando: “Pero no podemos olvidar a los otros 700, incluyendo a Ingrid Betancourt, que son retenidos en condiciones inhumanas, muchos de ellos desde hace varios años”.

Congreso de víctimas y un mandatario

“Es muy distinto reconocer el estatus de beligerancia a un grupo violento que actúa contra una dictadura, que a un grupo violento que actúa contra la democracia”, declaraba pocas horas el presidente Uribe –presente en el IV Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo en Madrid. En ese mismo contexto, de terroristas había calificado a las FARC, el ministro colombiano de Exteriores, Fernando Araújo; “sus actos los señalan como tales”.

Frankreich Kolumbien Präsident Alvaro Uribe in Paris bei Nicolas Sarkozy

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, saluda el presidente Uribe

Por su parte, el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, declaró que “el gobierno español ha estado, está y estará siempre con el gobierno de Colombia y su presidente. Nada se puede hacer sin contar con el presidente Uribe en la lucha contra la violencia en Colombia”, recalcó el mandatario español, haciendo clara alusión a las maneras chavistas que pusieron hace poco al borde de la crisis las relaciones entre Caracas y Bogotá. El ostensible tacto con el que ha reaccionado el mandatario colombiano a las últimas agresiones verbales de su homólogo venezolano –cuyo objetivo es “la neutralización y evitar que el problema escale es su mayor objetivo”, según analistas- su diplomática calma pero clara postura es, muy probablemente, el motivo del reconocimiento tanto colombiano como europeo con el que llega el presidente Uribe al escenario internacional de Davos.

DW recomienda