1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Una presidencia incierta

Editorialistas europeos dudan que la República Checa esté a la altura de los retos por venir en su próxima presidencia de la Unión Europea.

default

Festejo en Praga por el ingreso checo a la Unión Europea.

El periódico Liberation, de París, se manifiesta escéptico acerca de los planes del gobierno francés para evitar el desempleo: “Pese a las medidas emergentes, el presidente se aferra a un curso ultraliberal. Esto, tanto en su posición frente a la jornada laboral dominical como en la eliminación de puestos de trabajo en el sector educativo. A raíz de la crisis, Sarkozy parece redescurbir sus viejos reflejos condicionados como antiguo ministro del Interior, haciendo cada día un anuncio nuevo. Pero llegará el momento en que deba hacerse un balance. Sólo hasta entonces tendremos una idea precisa de lo que realmente logró el mandatario.”

Una presidencia incierta

En Austria, el rotativo conservador Die Presse duda que la República Checa esté a la altura de los retos que implicará su presidencia de la Unión Europea, el primer semestre de 2009: “La crisis financiera, la catástrofe ecológica, la caída del Tratado de Lisboa y, por si fuera poco, una presidencia europea en manos de los checos. No podía ser peor el panorama para el bloque comunitario, parecen sugerir sobre todo los franceses, que pugnan por una prolongación de la actual presidencia encabezada por ‘Monsieur 10.000 voltios'. Pero de hecho, pareciera que la tormenta se avecina y que comenzará el 1 de enero próximo. Puede que Sarkozy sea demasiado activo y hedonista para algunos, mas en estos tiempos difíciles ha transmitido la impresión de un liderazgo europeo que parece digno de ser tomado en cuenta. Aunado a ello, del lado checo tenemos a un primer ministro como Topolánek, que quizá no sobreviva políticamente en los meses venideros, y a un presidente como Klaus, que no reconoce la existencia del cambio climático y que ve a la bandera de la Unión Europea como un paño rojo.”

Ecología, la víctima

En Italia, el Corriere della Sera comenta cómo afecta la crisis a la política ecológica: “Han llegado los tiempos de las vacas flacas (¡flaquísimas!), y ello equivale a menos dinero en los bolsillos y menos gastos. Nadie quiere recortes, y menos cuando le afectan a uno mismo. Pero éstos son inevitables y acaso puede apostarse a que todo ello vendrá a costa de la ecología. Esto coincide con una época en la cual 6.500 millones de personas viven en una casa amenazada y cercana al colapso. Normalmente, en circunstancias similares intervienen los apagafuegos. El planeta Tierra no puede ser salvado de esa manera. Y en el espacio sideral no tenemos vecinos que pudieran venir a nuestro rescate.”

Salvar a Hungría

En el Reino Unido, The Guardian se refiere a la ayuda financiera otorgada por el Fondo Monetario Internacional a Hungría: “Este rescate constituye una dura prueba para la Unión Europea. El paquete emergente viene formalmente del FMI, pero en los hechos es el bloque comunitario el que pagará buena parte de esos fondos. Ello es correcto. Si no fuese la UE la primera en saltar al rescate, no tendría sentido siquiera su existencia. Hungría podría ser el primero de una serie de países en resentir duramente los efectos de la crisis.”

DW recomienda