Un latino es nominado como nuevo secretario de Vivienda en EE.UU. | El Mundo | DW | 23.05.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Un latino es nominado como nuevo secretario de Vivienda en EE.UU.

Se trata de Julián Castro, de origen mexicano y actual alcalde en San Antonio, Texas. Si es ratificada, la nominación puede ser un paso hacia la Casa Blanca. Castro podría ser compañero de fórmula de Hillary Clinton.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, nominó este viernes al joven alcalde de San Antonio (Texas), Julián Castro, como su nuevo secretario de Vivienda y Desarrollo Urbanístico, un puesto que muchos consideran podría servirle de trampolín hacia un futuro más ambicioso en la Casa Blanca.

De ser confirmado por el Senado, Castro, de 39 años, sustituirá al frente del Departamento de Vivienda a Shaun Donovan, quien a su vez fue designado este viernes por Obama como nuevo director de la oficina de presupuesto. Ese cargo estaba ocupado hasta ahora por Sylvia Burwell, a quien el mandatario seleccionó el mes pasado como próxima secretaria de Salud.

En una comparecencia en la Casa Blanca acompañado de Castro y Donovan, así como por el vicepresidente Joe Biden, Obama afirmó que, con su trabajo en materia de urbanismo en San Antonio, la séptima ciudad más grande del país, el joven alcalde es un "líder" en el área que ahora aspira a dirigir a nivel nacional.

"Como alcalde, Julián se ha concentrado en revitalizar una de nuestras ciudades más maravillosas (...) convirtiéndose en un líder en vivienda y desarollo económico", sostuvo el mandatario.

Observadores coinciden en señalar que el anuncio -que se esperaba desde hace días- constituye un empujón definitivo a la ya de por sí meteórica carrera del joven demócrata, en quien muchos ven ya una posible candidatura a la vicepresidencia como compañero de fórmula de Hillary Clinton de cara a las elecciones presidenciales de 2016.

Sueño americano, en inglés

En una muestra de que la nominación mira algo más allá de sus méritos urbanísticos, el propio Obama insistió en resaltar la figura de Julián Castro -nieto de una humilde inmigrante mexicana devenido en político, al igual que su hermano gemelo Joaquín, que es congresista en Washington- como una encarnación del "sueño americano" que tanto gancho político tiene en Estados Unidos.

Algo que el presidente estadounidense se atrevió a decir incluso en español, pese a que reconoce abiertamente que no es un idioma que domina. Como no lo hace tampoco el propio Castro.

"Julián ha vivido el sueño americano", proclamó Obama en español. "Y es precisamente porque ha vivido el sueño americano que se matará a trabajar para asegurarse de que más personas pueden realizar el mismo camino y ganarse sus propios sueños", agregó, ya en inglés.

"Educado en un humilde hogar mexicano-americano, su trabajo duro y dedicación le ha hecho merecer el título de estrella creciente que está lista para un papel nacional", había resaltado también la Casa Blanca horas antes al confirmar la elección de Obama.

Y en su turno de palabra para agradecer la nominación, el propio Castro volvió a hacer hincapié en este aspecto de su vida que tanto rédito político podría traerle en el futuro.

Más allá de especulaciones de futuro, su nominación supone otro guiño directo al influyente electorado latino, puesto que, de ser confirmado por el Senado, se convertirá en el tercer hispano en el gabinete de Obama, después del secretario de Trabajo, Thomas Pérez, y de la directora de la Administración de la Pequeña Empresa, María Contreras-Sweet, de origen mexicano, como Julián Castro.

EL(dpa, efe)