1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Un gen es el culpable de infidelidad de los hombres

La capacidad de compromiso de los hombres depende, en parte, de un tipo de gen, según detectaron investigadores del Instituto Karolinska de Suecia.

default

Los hombres: algunos infieles, hasta en sus sueños.

Los científicos descubrieron un gen que influye en la capacidad de compromiso de los hombres, así como en la calidad de sus relaciones y matrimonios.

Los hombres con una determinada variante de este gen en general son menos capaces de comprometerse y muchas veces no llegan a casarse. También la satisfacción de las mujeres con su matrimonio depende de este gen, informaron los investigadores en la revista "Proceedings" de la Academia de las Ciencias de Estados Unidos.

Capacidad de compromiso de los hombres

El gen forma un receptor para la hormona arginina-vasopresina (AVP). Investigaciones anteriores demostraron que en campañoles (un tipo de roedores) favorece la monogamia. Paul Lichtenstein del Instituto Karolinska en Estocolmo y sus colaboradores investigaron ahora si el mismo gen también tiene influencia en la capacidad de compromiso de los hombres.

Para ello, determinaron en qué variante aparece el gen en un total de 2.186 hombres suecos. Más precisamente, no determinaron la variante misma del gen, sino las variantes de determinados segmentos del genoma, que están relacionados con este gen.

La variante 334

Una relación llamativa con la capacidad de compromiso de los hombres la hallaron los investigadores sobre todo en la llamada variante "334". Los hombres con esa variante en general alcanzan valores bajos respecto de su capacidad de relacionarse y comprometerse y muchas veces viven sin casarse.

En hombres que poseen dos copias de la variante "334", la probabilidad de haber atravesado el año pasado una crisis matrimonial es doble. Por otra parte, las mujeres se mostraron menos satisfechas con sus matrimonios si su marido poseía dos copias de la "334".

No sólo los hombres son infieles

En total, la influencia del gen, sin embargo, es escasa, destacaron los científicos. De ninguna manera puede servir para predecir la capacidad de relacionarse de los hombres.

Sin embargo, el estudio prueba que el gen no sólo influye en la vida social de los campañoles, sino también es significativo para los seres humanos. También es destacable que el gen fuera relacionado en investigaciones anteriores con la aparición del autismo.

DW recomienda