1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Un futuro asegurado

El mercado de los seguros en América Latina se ha multiplicado por tres en apenas diez años. Y va a seguir creciendo durante los próximos años, aunque nadie se atreve a aventurar cuánto.

En América Latina el mercado de los seguros se ha multiplicado por tres en apenas diez años: en 2014, se pagaron en primas el equivalente a 144.625 millones de euros (161.801 millones de dólares). En 2005, fueron 45.512 millones. Descontando la inflación, muy elevada en algunos países, el crecimiento no es tan espectacular, aunque sí generalizado y sostenido. Y, según todos los indicadores, va a seguir creciendo.

DW recomienda

Prácticamente en cada país, el mercado está liderado por empresas locales o regionales. De hecho, la mayor aseguradora de toda América Latina es Bradesco y, de las cinco mayores, tres son brasileñas. Aunque hay multinacionales con una gran implantación. Como la estadounidense Metlife, que es además la mayor aseguradora en México, la suiza Zurich, muy fuerte en Venezuela o, sobre todo, la española Mapfre que, sin liderar claramente ninguno de los mercados más grandes, es la multinacional del sector con más presencia en Latinoamérica. La única alemana entre las veinticinco mayores del continente es Allianz, rezagada al undécimo puesto.

Desde la Fundación Mapfre monitorizan el mercado anualmente. Begoña González, directora de su Centro de Estudios, confía en que el sector seguirá creciendo. “Sólo hay que ver los ratios que relacionan las primas con el PIB o con el número de habitantes para comprobar que existe aún mucho margen para el desarrollo del seguro en la región”, afirma.

Pronósticos

Ella no se aventura a cuantificar ese potencial de crecimiento, pero teniendo en cuenta que el volumen de primas pagadas de seguros en toda Latinoamérica supone algo menos del 4% del PIB, mientras en Europa representa más del 8%, no es descabellado pensar que el mercado podría triplicarse de nuevo, conforme las principales economías vayan creciendo. “Por otro lado, el crecimiento económico suele estar acompañado por una mejoría en el nivel educativo de los ciudadanos, lo que redunda en una mejor comprensión de los riesgos a los que están expuestos y en un aumento de la demanda de seguros”, añade.

La economía que más está creciendo en la región es la colombiana. Rolf-Dieter Krahmer, director general de la Oficina de Representación en Colombia de Munich RE, ve un gran potencial en la existencia de sectores que todavía están poco cubiertos, la exposición a desastres naturales como los terremotos, el progresivo acceso de las zonas rurales al mercado asegurador y el crecimiento de la clase media y, también, de la inversión en infraestructura. Él cita, por ejemplo, la construcción del metro de Bogotá, que se está discutiendo ahora y que “representaría un negocio interesante para el sector asegurador”, al igual que otros “grandes proyectos de infraestructura que se están desarrollando en el país”.

Krahmer ve también un enorme potencial en los microseguros, que permiten “un cubrimiento básico a un costo muy bajo y también es una manera muy sencilla de mostrar las ventajas de los seguros”. Y es que, continúa, “a nivel cultural hay un largo trecho por recorrer, ya que el colombiano tiene una disposición alta al riesgo y, por lo tanto, asegurarse no siempre es su mayor prioridad; sin embargo, mayores ingresos, contribuyen a generar una mayor sensibilidad frente a este tema y a un aumento en la necesidad de reducir los riesgos, o de protegerse”.

El Salvador, Junge in der Nähe des Jucuaran

En El Salvador, cada ciudadano gasta, de media, 67 euros al año en seguros. En Chile, 502. Y en Puerto Rico, 2.152 euros. Así que es de prever que las nuevas generaciones irán aumentando este gasto.

Diferencias culturales

“Soy afortunada: tengo cuatro hijos… y cuatro vacas; si un niño se me pone enfermo, puedo vender un venado y pagar el hospital”. Lo decía una candidata local del Frente (antiguos guerrilleros) en El Salvador, uno de los países en los que menos se gasta en seguros por habitante al año: el equivalente a apenas 65 euros, frente a los 242 de Panamá o los 502 de Chile, el país con mayor prima per cápita de Latinoamérica (si exceptuamos a Puerto Rico, donde es de 2.152 euros). La anécdota muestra lo poco familiarizada que está la población en algunas zonas respecto a la contratación de seguros.

Para Begoña González, hay que tener también en cuenta la capacidad de gasto de las personas: “En efecto, Panamá y El Salvador están muy cerca geográficamente y culturalmente, pero no económicamente, pues el PIB per cápita del primero supera los 10.000 dólares y el del segundo está alrededor de los 3.500”. Krahmer, además, pone el acento en que las aseguradoras deben hacer un esfuerzo didáctico. “Es importante trabajar –dice– en el aspecto cultural para que las personas conozcan los riesgos y la importancia de cubrirlos, porque actualmente vemos que hay poco conocimiento en el mercado”.

Panama, Ansicht der Stadt Panama von Ancon Hill

Panamá tiene un producto interior bruto per cápita de más de diez mil dólares. Cada panameño gasta de media 242 euros al año en seguros.

Mercado reasegurador

El terremoto del 27 de febrero de 2010 en Chile y su posterior tsunami pusieron de manifiesto la importancia del sector de los reaseguros. Las pérdidas por siniestro se calcularon en 7.034 millones de dólares, de los que las aseguradoras cubrieron 6.953 millones. En Brasil, donde además hasta abril de 2008 el reaseguro era un monopolio estatal, las aseguradoras del país son muy potentes y mantienen unas grandes provisiones de capitales para hacer frente a los desastres. Pero en el resto de países se tiene que recurrir a multinacionales. Y aquí sí que la alemana Munich RE se cuenta entre los líderes del mercado.

“Las reaseguradoras aseguran a las compañías aseguradoras y por lo tanto asumen riesgos mayores”, explica Krahmer, responsable de la empresa en Colombia. “Hay compañías locales que pueden tener el potencial de entrar a competir en este mercado, pero también se necesita un amplio conocimiento y experiencia para evaluar los riesgos, además de tener la capacidad de diversificarlos; y una parte importante de la diversificación es estar presente en diferentes países y cubrir diferentes tipos de riesgo”.

Bildergalerie größte Naturkatastrophen weltweit

El terremoto de 2010 en Chile y su posterior tsunami causaron daños por 30.000 millones de dólares. Los bienes asegurados destruidos ascendieron a 7.034 millones, de los que las reaseguradoras cubrieron 6.953 millones.

Uno de los responsables de la posición de liderazgo de Munich RE en el mercado reasegurador latinoamericano es Georg Daschner, hasta el pasado diciembre miembro de su Junta Directiva y responsable para Europa y América Latina de la firma. “Para la economía de un país es esencial contar con un sector de seguros potente, especialmente en el caso de países emergentes en fuerte fase de expansión”, explica en entrevista con DW. “Aquí el reaseguro juega un papel importante, no solamente en lo que se refiere a los riesgos catastróficos (tales como los inherentes a fenómenos naturales), sino también en cuanto a los riesgos grandes y complejos que conlleva una economía globalizada”. Y está de acuerdo en que el mercado seguirá su tendencia ascendente. Aunque tampoco se atreve a aventurar hasta cuánto, al menos sí hasta cuándo: "Las perspectivas de crecimiento continuarán siendo atractivas para las próximas décadas”.