Un debate necesario | La prensa opina | DW | 12.12.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Un debate necesario

Aunque hay otros temas de fondo, el actual debate sobre los sueldos de ejecutivos empresariales puede tener mayor trascendencia social, dicen editorialistas alemanes.

default

Edificio de empresa transnacional en Düsseldorf.

El Thüringer Allgemeine, de Erfurt, dice acerca de este debate: "El verdadero escándalo radica en el estancamiento de los salarios: el magro crecimiento es de 0,4 por ciento desde 1986. Esto no corresponde en lo absoluto a lo que recomiendan los consejos de vigilancia, ni en lo que corresponde a los fondos ni a la distribución de los riesgos. En este último ámbito campea la amenaza de los despidos masivos o de que proliferen empleos baratos, mientras los responsables de las debacles financieras cargan con la pesada carga de recibir compensaciones millonarias"

Casos aislados

Desde Bremen, el Weser-Kurier manifiesta un punto de vista coincidente: "¿Qué desempeño se alcanzó, y cómo es recompensado? Se trata de una pregunta escueta pero profunda, que demanda respuestas claras desde la perspectiva del mercado laboral. Por ello, debería ser materia que ocupe más a los consejos de vigilancia de las empresas que a la clase política. Pero es cierto, en primer lugar, que entre los miembros de dichos consejos también hay diputados. Y en segundo lugar, que dichos organismos suelen hacer un trabajo tan malo como el de aquellos a los cuales debiera controlar. ¿Se trata de casos aislados ? Seguramente que sí, pero los afectados se cuentan por decenas de miles, entre personas que se quedan sin empleo y accionistas."

Debates y fachadas

El tageszeitung, de Berlín, establece una conexión entre el debate sobre los sueldos de ejecutivos y la propuesta para reformar el impuesto a las herencias, también en Alemania : "Dicho de manera muy austera: las élites han perdido toda fuerza moral. Durante mucho tiempo se habló de la lucha por la distribución; ahora ésta ha comenzado. El actual debate, de hecho, gira en torno a cuestiones periféricas. Los dueños del capital pueden estar felices, por el momento, de que se produzca esta maniobra disuasiva y que se discuta tan apasionadamente acerca de los salarios de ejecutivos. La canciller Merkel encapsula el tema en los ámbitos de la alta clase empresarial. Pero esto es sólo la fachada. Tras bambalinas, su gabinete ha definido una reforma al impuesto sobre las herencias, que de hecho es un regalo de 500 millones de euros anuales para las empresas.”

Cambio de mentalidad

En Heidelberg, el Rhein-Neckar Zeitung entra a la discusión con los siguientes argumentos: „No habrá ley que establezca topes a los salarios. Sin embargo, el debate actual puede dejar huella indeleble. Hasta ahora eran pocos los que, fuera del ámbito empresarial, se interesaban por el hecho de que miembros de consejos de vigilancia y dirigentes de un mismo consorcio se otorgaran mutuamente aumentos salariales. Con frecuencia se utilizaba un criterio según el cual mientras más alta fuera la compensación de los altos mandos, más importante sería la empresa. Evidentemente se requiere un cambio de mentalidad.”

DW recomienda