1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Un centro nuclear para Bolivia

Al presidente de Bolivia, Evo Morales, le quedan cuatro años de gobierno; poco tiempo para finalizar todos sus grandes proyectos. Uno de ellos recibe su primer impulso este 6 de marzo: el primer centro nuclear del país.

Un modelo gráfico muestra cómo se verá el centro nuclear boliviano en el futuro.

Un modelo gráfico muestra cómo se verá el centro nuclear boliviano en el futuro.

Al presidente Evo Morales, que lleva las riendas de Bolivia desde hace ya una década, sólo le quedan cuatro años de gobierno. Poco tiempo para finalizar todos sus grandes proyectos. Uno de ellos recibirá su primer impulso este domingo (6.3.2016), cuando los últimos contratos sean firmados – representantes del Gobierno ruso, socio de Bolivia para este programa, estarán presentes para la ocasión– y la primera piedra de la construcción sea colocada: el primer centro nuclear de Bolivia. “Será el centro nuclear más grande de toda Sudamérica”, asegura la encargada de este proyecto, Wilma Alacona, quien con 28 años es la concejal más joven de la cámara legislativa de El Alto.

Crónica de un largo viaje

Wilma Alacona, concejal de El Alto, está encargada de promover el centro nuclear de Bolivia.

Wilma Alacona, concejal de El Alto, está encargada de promover el centro nuclear de Bolivia.

A bordo de un vehículo rústico comienza el largo viaje hacia El Alto, Distrito 8, para presenciar la génesis del primer centro atómico de este país andino, que será construido en un terreno de 15 hectáreas, a 4.000 metros de altura. Un modelo gráfico muestra tres modernos edificios rodeados de jardines, dos canchas de tenis, una piscina, un centro de congresos y hasta un hotel. Después de habernos perdido un par de veces entre lodo y asfalto, Alacona anuncia que hemos llegado, abre un portón de aluminio detrás del cual se encuentran las ruinas de una antigua fábrica de clavos. El terreno pertenece al Tesoro General de la Nación y fue entregado para acoger al centro nuclear.

300 millones de dólares costará la erección de este centro atómico, uno de los tres proyectos tecnológicos que Evo Morales ha puesto en marcha para el que fuera su bastión, El Alto, descrito ahora por Alacona como “la capital boliviana de la ciencia y la tecnología”. Los otros dos programas ya han sido concluidos, gracias a los ingresos generados por las ventas de gas cuando el precio de ese recurso natural estaba por las nubes: uno es la fábrica Quipus, que ensambla computadoras y celulares hechos en Bolivia, y el otro es el satélite Tukap Katari, que en 2013 fue comprado a los chinos por 257 millones de dólares.

Desde hace un cuarto de siglo, el Dr. Silverio Chávez es director del Instituto Boliviano de Ciencia y Energía Nuclear (IBTEN).

Desde hace un cuarto de siglo, el Dr. Silverio Chávez es director del Instituto Boliviano de Ciencia y Energía Nuclear (IBTEN).

La cooperación rusa ha hecho posible el desarrollo de este plan para dotar a Bolivia con su primer centro nuclear. Los expertos de la empresa rusa Rosatom se encuentran desde hace días en La Paz, haciendo preparativos desde el Viceministerio de Energía boliviano. Fue ahí donde nos recibió el Dr. Silverio Chávez, quien, tras estudiar en Francia, fue el único físico nuclear de Bolivia durante mucho tiempo. Chávez es un pionero en esta área. Desde hace un cuarto de siglo es director del Instituto Boliviano de Ciencia y Energía Nuclear (IBTEN), que cuenta con una plantilla de 33 empleados. “El centro nuclear es un éxito total. Me alegra que los amigos del presidente Morales en Irak e Irán le dieran esta idea”, comentó Chávez.

“Es un centro de investigación, no una planta”

“¡Ojo!, se trata de un centro de investigación, no de una planta para generar energía nuclear”, aclara Chávez. La institución por nacer tiene tres objetivos principales: el primero es la irradiación gama de alimentos naturales, como frutas y verduras. Mediante esta intervención los alimentos naturales se conservan durante más tiempo y pueden ser exportados. La segunda meta es el tratamiento de tumores cancerígenos mediante radiofármacos de ciclotrón. Y el tercer fin es la investigación sobre energía nuclear en Bolivia. “Necesitamos mayor soberanía científica”, sostiene Chávez.

Alacona lo secunda. “Este es uno de los puntos de la ‘Agenda Patriótica’ de Evo Morales. Tener independencia política, económica y también científica. Quizás en algún momento nosotros podamos exportar también conocimiento”, señala la concejal de El Alto, haciendo tácita alusión a una idea muy ligada al orgullo boliviano-indígena que Evo Morales ha buscado promover en su país. “Munan Taqicum Jumanqiri”, dice Alacona en lengua aymara. Esto significa: “ama tus raíces”.

Originalmente se planeaba construir el centro nuclear en la residencial Zona Sur de La Paz, muy cerca de su elegante club de golf; pero, durante meses, varias organizaciones civiles protestaron por temor a los riesgos que una central atómica podría representar para la salud de quienes habrían de vivir en sus cercanías y a la posibilidad de una catástrofe similar a la que ocurrió en Fukushima, Japón. “Pero son tonterías. Con este proyecto lo que se busca es obtener mayor tecnología”, enfatiza Alacona, recordando lo que dijo Chávez: el centro nuclear será un lugar de investigación, no una planta para generar energía atómica.

Hasta ahora son solo tres los países latinoamericanos que cuentan con plantas nucleares energéticas: Argentina Brasil y México. Consultado sobre si en el futuro también se podría construir una planta para generar energía nuclear en El Alto, Chávez responde con otra pregunta: “Después del gas y el petróleo, ¿que viene?”

DW recomienda