1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Secciones

UE: ¿Unida en la batalla contra el terrorismo?

Desde los ataques terroristas de Estados Unidos y Madrid, la UE viene proclamando la necesidad de mejorar el intercambio de informaciones. Pero Europa sigue distando de tener un aparato de inteligencia conjunto.

default

A Europa le falta una política de seguridad bajo una sola bandera.

Para la mayoría de los europeos, el holandés Gijs de Vries no pasa de ser un ilustre desconocido. Algo que no deja de ser curioso, considerando que ostenta nada menos que el cargo de coordinador de la Unión Europea para la lucha contra el terrorismo, un tema que se mantiene en primer plano desde los atentados del 11 de septiembre del año 2001 contra el World Trade Center y el Pentágono. El ataque, desde luego, no sólo sacudió a Estados Unidos, sino también puso en guardia a sus aliados europeos, sobre todo después de que el terrorismo internacional golpeó directamente al Viejo Continente en Madrid, el 11 de marzo del 2004.

Asunto nacional

EU Anti-Terror Treffen in Brüssel

Conferencia Antiterrorismo: los intentos a nivel europeo de coordinar acciones.

Los países de la UE han proclamado en múltiples cumbres y conferencias de todo nivel su propósito de combatir unidos contra la amenaza terrorista. Pero ¿cuánto se ha avanzado realmente en la materia en estos últimos cinco años? Poco, a juzgar por el número de propuestas que aún no se han materializado, como la de homologar los controles en los aeropuertos europeos y otras medidas periódicamente discutidas. Anna Daun, docente de la Universidad de Colonia y especialista en el tema de los servicios secretos y las relaciones internacionales, señala que en realidad el resguardo de la seguridad sigue siendo, en primera línea, un asunto que se aborda a nivel nacional.

"La Unión Europea no es un Estado y, por tanto, no cuenta por ejemplo con una Policía que pudiera investigar o actuar en forma autónoma", indica la catedrática, explicando que "semejante cosa sólo podría existir cuando se introduzcan significativos elementos supranacionales en el área de la seguridad". Y esa es una perspectiva aún lejana, sobre todo tras los reveses que ha sufrido el proyecto de la Constitución Europea.

Instituciones claves

Das Europol Gebäude in Den Haag

Europol: una policía para Europa.

No obstante, los estados europeos han comprendido la necesidad de estrechar la cooperación y han reaccionado con medidas como la ampliación y refuerzo de dos instituciones claves: la Europol y el Centro de Situación Conjunto de la Unión Europea, en el que cada país miembro tiene un representante y en el marco del cual se intercambian informaciones a nivel de servicios secretos.

Según indica Anna Daun, en un comienzo el intercambio de datos en Europol era muy escaso, pero entretanto funciona mucho mejor. Otro es el panorama en lo tocante a las actividades de inteligencia, donde se avanza, pero los afanes siguen concentrándose en generar confianza recíproca para determinar en qué campos concretos se puede trabajar en conjunto. La colaboración, en la práctica, sigue efectuándose principalmente a nivel bilateral. "La cooperación multilateral, en el marco de los 25 Estados, es secundaria", señala la entendida.

Razones políticas y de seguridad

Logo vor der Zentrale Bundesnachrichtendienst in München

Cada servicio secreto trabaja antes que nada para su país.

La Unión Europea está pues muy distante de contar con un aparato de inteligencia conjunto. La idea de un servicio secreto europeo resulta inconcebible, a juicio de Anna Daun, mientras la UE no sea un Estado. Las razones son básicamente políticas, ya que los diversos países no están dispuestos a compartir sus capacidades en la materia, ni a renunciar a sus ventajas.

Pero también hay en juego motivos de seguridad directamente ligados, dado que mientras más implicados tengan conocimiento acerca de las informaciones, más difícil resulta garantizar que no haya filtraciones. Y, dado que lo que más temen los servicios secretos es poner en peligro sus fuentes y métodos para obtener informaciones, se suele intercambiar sólo datos en los cuales el origen no es reconocible.

La nominación de un coordinador de la UE en la lucha contra el terrorismo tampoco puede cambiar esa situación. De hecho, su influencia real en la política de los diversos Estados en la materia es escasa. No obstante, con la designación de De Vries se abrió una plataforma de evaluación periódica del cumplimento que hacen los países de los propósitos expresados conjuntamente y también se creó una instancia accesible a la opinión pública, ya que algunos de sus informes incluso se pueden encontrar en Internet.

DW recomienda