1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

UE pospone sanciones contra Rusia

Para no enturbiar la cumbre sobre la crisis en Ucrania próxima a celebrarse en Minsk, la UE pospone nuevas sanciones contra Rusia. Pero posponer no es suspender, informa Bernd Riegert desde Bruselas.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) tienen sus esperanzas puestas en el próximo miércoles (11.02.2015). Los presidentes de Rusia y Ucrania se reunirán entonces con la participación de la canciller alemana y el presidente francés en Minsk, Bielorrusia, en busca soluciones a la crisis en el este de Ucrania. Mientras tanto, los ministros europeos pisarán el freno para no poner en peligro las posibilidades de éxito de la cumbre. La lista de posibles nuevas sanciones contra Rusia está sobre la mesa, pero no será tratada hasta el jueves, cuando los jefes de Estado y Gobierno del bloque se encuentren en Bruselas. Tal y como estaba planeado, los ministros de Exteriores tomaron ya la decisión formal de agregar nuevos nombres a la lista de sancionados, pero tal decisión no será implementada por el momento, dijo el ministro francés Laurent Fabius tras la sesión de este lunes con sus homólogos europeos.

La UE acusa a Rusia de apoyar a los separatistas prorrusos del este de Ucrania con armas y personal. El año pasado, el bloque acordó imponer sanciones económicas con las que prohibió las actividades financieras de numerosas personas y entidades rusas en la UE. El ministro español de Exteriores, Manuel García-Margallo, sacó la cuenta en Bruselas de que el bloque perdió en 2014 unos 21 millones de euros por los negocios suspendidos con Rusia. España sufre especialmente por la prohibición rusa de importar productos agrarios, así como por la caída del turismo procedente de ese país. Por eso, la disposición española a recrudecer sanciones contra Rusia –que pueden desatar nuevas sanciones de Rusia– es limitada. Asimismo, otros países europeos como Italia o Austria ven con escepticismo la posibilidad de recrudecer esas sanciones.

Linas Linkevicius: Por el momento, no podemos confiar en la palabra de los líderes rusos.

Linas Linkevicius: "Por el momento, no podemos confiar en la palabra de los líderes rusos".

El ministro de exteriores británico, Philip Hammond, por el contrario, advirtió que la presión sobre Rusia no debe disminuir ahora. Gran Bretaña ha hecho siempre frente común con Estados Unidos con el objetivo de imponer fuertes sanciones a los rusos. También el ministro de Exteriores de Lituania, Linas Linkevicius, pertenece en la UE a este frente. En su opinión, las sanciones tienen que seguir preparándose para poder ser implementadas a corto plazo en cuanto sea necesario. “El trabajo tiene que continuar. La Comisión Europea las prepara y, cuando sea tiempo, las sanciones se ampliarán. Las decisiones tienen que ser tomadas en el momento adecuado, no cuando ya es demasiado tarde. A veces hemos llegado demasiado tarde”, dijo Linkevicius a DW.

Sin acuerdo sobre el suministro de armas

No solo el tema de las sanciones sino también el del suministro de armas al Ejército ucraniano evidencia el creciente desacuerdo en el seno de la UE. La mayoría de los ministros de Exteriores europeos rechaza un suministro de armas que provenga de su propio país, pero si Estados Unidos se decidiera a suministrarlas, aplaudirían esa decisión, aseguró Linkevicius: “Como sea, los apoyemos o no, esa es una decisión de los Estados Unidos. Yo diría que ese sería un paso lógico”.

Ni el resto de las repúblicas bálticas, Estonia y Letonia, ni Polonia, tendrían nada en contra de proveer de armamento al Ejército ucraniano. Pero eso es algo que cada Estado tendrá que decidir por sí mismo, aseguraron los diplomáticos en Bruselas. La UE, como la OTAN, no cuenta con medios ni vías para tales suministros. Linas Linkevicius insiste, por su parte, en que Rusia abastece continuamente de armas a los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania. Es algo que fue confirmado recientemente por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), recuerda. “La otra parte no se anda con vacilaciones, ya se decidió. Suministra armas pesadas de calidad. Y eso pasa, aunque sea cínico, mientras se sigue negociando. Así que deberíamos ayudar realmente a Ucrania, no solo financiera, económica y políticamente, sino también militarmente. No enviaremos soldados. Eso no se discute. Pero al menos deberíamos suministrar armas defensivas“, opina el ministro de Exteriores lituano.

Sebastian Kurz: “Por supuesto que los envíos de armas no pueden ser la respuesta, no importa lo que pase con las conversaciones del miércoles.

Sebastian Kurz: “Por supuesto que los envíos de armas no pueden ser la respuesta, no importa lo que pase con las conversaciones del miércoles".

El Gobierno alemán no comparte esta postura. Durante la Conferencia de Seguridad de Múnich, este fin de semana, la canciller Angela Merkel, el ministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, y la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, dejaron clara su negativa al envío de armas a la región en crisis. Y el ministro de Exteriores austríaco, Sebastian Kurz, resumió así la postura de la mayoría de sus homólogos este lunes en Bruselas: “Por supuesto que los envíos de armas, desde mi punto de vista, no pueden ser la respuesta, no importa lo que pase con las conversaciones del miércoles. Más armas en la región representarían un catalizador que ayudaría a escalar y definitivamente no a desmontar el conflicto”.

Por el contrario, el presidente estadounidense Barack Obama pretende decidir en breve sobre el tema. Los conservadores republicanos exigen con vehemencia asistir al Ejército ucraniano con el suministro de armas defensivas como drones de reconocimiento y misiles antitanque.

“No se puede confiar en la palabra de Rusia”

La mayoría de los titulares de Exteriores del bloque europeo esperan que este miércoles en Minsk, por lo menos, se logre acordar un nuevo alto el fuego para el este de Ucrania. Pero hasta el momento no hay nada seguro, reconoce el ministro alemán Frank-Walter Steinmeier. Ni siquiera se tiene seguridad de que el encuentro de los cuatro líderes se produzca. “Se trabaja intensamente en ese sentido”, dijo Steinmeier. Pero incluso en el caso de que se llegara a un acuerdo, el lituano Linas Linkevicius se muestra escéptico: “Esperamos una solución diplomática. Nadie quiere la guerra. Pero sólo podemos juzgar a partir de lo que pase sobre el terreno. Por el momento, no podemos confiar en la palabra de los líderes rusos, que no vale nada hasta que no se compruebe en la práctica”.

DW recomienda