UE-México: urge presión para el cambio | América Latina | DW | 04.06.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

UE-México: urge presión para el cambio

El México de las leyes y los convenios es uno, el de la realidad es otro. Especialistas mexicanos abogan en Bruselas por que la UE ponga el hombro y presión para reducir la brecha entre ambos.

Se avecina un cambio político en México. ¿Qué plantea esto para una UE que renegoció con el país un acuerdo que se supone sienta las bases para enfrentar los desafíos del siglo XXI ? En Bruselas, especialistas mexicanos invitados por la Fundación Friedrich Ebert, exhortan a la UE a mirar más allá de la realidad del papel y a poner el hombro a las tareas urgentes que tendrá que enfrentar quien gane las elecciones del 1 de julio. También a hacer presión por que todo lo convenido se traduzca a la realidad.  

Comparable a Haití y Nicaragua

"A pesar de que las cifras del gobierno federal hablan de un aumento del número de empleos, también hay que decir que son empleos precarios. Hay 56% de personas en la informalidad: están trabajando sin contratos, no tienen seguridad social. Por otro lado tenemos el salario mínimo de menor poder adquisitivo en Latinoamérica, comparable con Haití y Nicaragua”, explica a DW Amalia García Medina, ex secretaria de Trabajo y Empleo de Ciudad de México.

Amalia García Brüssel (DW/M. Banchon)

Amalia García, ex secretaria de Trabajo y Empleo de Ciudad de México

"Que en este momento en México el salario mínimo de cuatro euros diarios no alcance para la canasta alimentaria básica es inaceptable. Como es inaceptable que los sindicatos, en manos del poder corporativo, no puedan alcanzar mejores condiciones”, añade. Se trata de 40 millones de personas, el 39,9% de la población.

"Aunque ha habido avances, estos no se dan tan rápido como quisiéramos”, explica a DW por su parte Luis Foncerrada, director del Centro para Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

"Si la tasa de desempleados es del 3%, la brecha laboral –que incluye a los subempleados y a los que dejaron de buscar empleo porque no lo encontraron- asciende al 18% de la población. Estamos hablando de 11 millones de personas”, agrega.

"Hay que decir también que el país está dividido en dos. Y si en el norte hay más empleo y mejores condiciones de trabajo, el sur tiene un serio reto para poder mejorar”, agrega.

Desapariciones aterradoras

Por otro lado, el contexto de violencia en que se llevan a cabo las próximas elecciones es abrumador. De 107 periodistas asesinados en cinco años, 102 asesinatos políticos y 300 agresiones en la campaña habla Lourdes Morales, directora de la "Red por la Rendición de Cuentas”.

Lourdes Morales (DW/M. Banchon)

Lourdes Morales, directora de Red por la Rendición de Cuentas

"La desaparición de 200.000 personas en los últimos diez años es algo aterrador; y que México sea el país más peligroso de América Latina para ejercer el periodismo -cuando supuestamente no estamos en guerra- es elocuente”, dice Morales a DW. Por otro lado, recuerda, México cuenta con un sistema de leyes y convenios que es ejemplar.

Perfecto, en el papel

Cabe recordar, por un lado, que desde hace casi un cuarto de siglo México es miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el "club” de los países más desarrollados del planeta. Por otro, de los 79 convenios internacionales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 68 están en vigor, entre ellos el del derecho a la libertad sindical. A ello se suma que en los tratados de Naciones Unidas relativos a los derechos humanos -contra las desapariciones forzadas y la tortura, por ejemplo- México no falta en la lista. 

"La realidad es que la ley no se cumple. Está muy bien en el papel, pero en el caso del Sistema Nacional Anticorrupción, los nombramientos no se han hecho, no tenemos un servicio profesional ni para los jueces ni para quienes ocupan los puestos claves y las formas de designación no cumplen con estándares de transparencia y rendición de cuentas”, detalla Morales. "En la OCDE somos los parientes pobres, siempre estamos en último lugar en las cifras claves”, lamenta.

Luis Foncerrada (W/M. Banchon)

Luis Foncerrada, director del Centro para Estudios Económicos del Sector Privado, México

"Efectivamente”, corrobora Foncerrada, "la participación de México en la OCDE se inició como aspiracional para convertirse en un país moderno y abierto y vinculado al bloque occidental. El proceso es lento; la cultura de legalidad y de respeto a las reglas de juego implica dos o tres generaciones”, afirma, agregando: "aunque hay que ser realistas, un buen tratado con Europa sí puede ayudarnos a acelerar el proceso”.

Esperanzas en la UE

¿Qué esperarían de los socios europeos? "Que, a través de su acuerdo, insistan en la importancia de la certeza jurídica, del respeto a las reglas del Estado de derecho y de nuestros acuerdos internacionales”, responde Foncerrada. Los anuncios de campaña en torno a echar para atrás reformas, en su opinión, crean mucha incertidumbre en la necesaria inversión.

"Que se traduzca las buenas prácticas en transparencia y que se haga presión para que México cumpla con la agenda global anticorrupción que ha suscrito pero que tiene peligro de quedarse en letra muerta”, contesta por su parte Morales.

"La Comisión Nacional de Salarios Mínimos está subordinada a la voluntad del presidente de la República. Por eso sería pertinente que, en el marco de ese acuerdo y basándose en los convenios firmados, la UE ponga en el centro mecanismos de verificación, para que de verdad el trabajo precario y la informalidad disminuyan”, responde a su vez García.

 

 

DW recomienda