1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

UE, Brasil y los biocombustibles

DW-WORLD.DE habló con Ricardo Dorneles, Director del Departamento de Combustibles Renovables del Ministerio de Minas y Energía de Brasil, sobre la industria de biocombustibles de Brasil y sus relaciones con la UE.

default

Brasil ha sido acusado de utilizar campos necesarios para alimentar a la población para la producción de biocombustibles.

Después de que la Unión Europea redujera en septiembre pasado el nivel de biocombustibles tradicionales como parte de su plan para combatir el cambio climático han surgido dudas sobre cómo afectará esto a la producción internacional de biocombustibles.

Este cambio de política enfocado en la electricidad o hidrógeno proveniente de fuentes renovables, o la segunda generación de biocombustibles provenientes de desechos tendrá repercusiones serias para naciones como Brasil que han invertido fuertemente en la tecnología y producción de biocombustibles. La decisión de la Unión Europea creará más fricción en un debate airado en el que las acusaciones de intereses propios y de proteccionismo están a la orden del día.

Ricardo Dorneles, Director del Departamento de Combustibles Renovables del Ministerio de Minas y Energía de Brasil habla sobre las ambiciones de Brasil en la industria y producción de biocombustibles y su papel en el mercado internacional.

DW-WORLD.DE: ¿Cuáles son los niveles de cooperación entre Brasil y Europa en la producción de biocombustibles? ¿En cuáles áreas resulta más productiva la cooperación?

Ricardo Dorneles: La cooperación en el área de biocombustibles entre Brasil y la Unión Europea registra un estancamiento por el momento por las políticas de la UE sobre la producción y uso de biocombustibles en su mercado. Las discusiones en torno a la directiva que revisará las metas de uso de biocombustibles así como los nuevos criterios medioambientales han perjudicado el progreso de la cooperación en estos proyectos.

Gracias a la iniciativa de Brasil en el Foro Internacional de Biocombustibles, que congrega a los mayores productores y consumidores de biocombustibles, el área de cooperación que ha registrado mayores avances en los últimos meses es la evaluación de condiciones para alinear los estándares metrológicos para los biocombustibles en Brasil, Estados Unidos y la Unión Europea.

¿Cuáles son los principales puntos de conflicto entre Europa y Brasil en el campo de la producción de biocombustibles?

Las subvenciones de la UE a productos agrícolas y las barreras arancelarias a los biocombustibles de Brasil obstaculizan la integración comercial entre Brasil y el bloque europeo.

¿Cuáles son las diferencias en la producción y promoción de biocombustibles entre Brasil y Europa?

En Brasil los biocombustibles se producen basándose en el principio de libre mercado y su uso es apoyado y promovido por el Gobierno, especialmente en foros internacionales por parte de la diplomacia presidencial. El presidente ha dado siempre su apoyo a la producción de biocombustibles en los que ve un aporte para el desarrollo y una opción para las naciones más pobres.

La UE ha reducido su nivel de uso de biocombustibles tradicionales de granos por petróleo y diesel, y se enfoca ahora en un uso mayor de la segunda generación de biocombustibles y otras fuentes renovables. ¿Cómo afectará esto a la industria del biocombustibles brasileña?

Maisfeld, Biobauer, Landwirtschaft

La UE pretende usar menos biocombustibles de primera generación.

Varios estudios gubernamentales y privados realizados por agencias especializadas, tales como EPE, Embrapa y CTC, y por universidades como Unicamp y Coppe, demuestran que Brasil cuenta con la capacidad y las condiciones para expandir la producción de biocombustibles a niveles mucho mayores de los que imperan actualmente. Hay tierra, tecnología agrícola con la que se puede responder al consumo sin perjudicar el suministro de alimentos y el incremento de cosechas de granos, como se ha demostrado en los últimos años.

Asimismo se llevan acabo investigaciones para producir biocombustibles en base a celulosa, y se espera una ganancia productiva significativa en la transformación del bagazo de caña de azúcar a etanol.

¿Cómo intenta Brasil reforzar e impulsar su posición como segundo exportador mundial de etanol? ¿Intenta Brasil convertirse en el primer exportador de etanol del mundo?

Brasil es actualmente el segundo productor de etanol del mundo y el primer exportador. Sin embargo, la meta principal de la política de biocombustibles de Brasil es promover las cooperaciones internacionales con el fin de que el mayor número de países produzcan biocombustibles. Brasil ha cumplido con su tarea al firmar acuerdos de cooperación con naciones de todos los continentes, sin distinción y con el fin de promover la producción de biocombustibles. Brasil entiende que diversificar las fuentes de energía es la clave para reducir la dependencia de los combustibles fósiles que se vuelven cada vez más caros. Y los biocombustibles con seguridad jugarán un papel muy importante en este proceso.

¿Considera el Gobierno de Brasil el impacto económico y ambiental de impulsar a gran escala la producción de etanol? ¿Qué medidas se están tomando para asegurar la sustentabilidad?

Biodiesel

Brasil ha logrado incrementar tanto la producción de alimentos como de biocombustibles.

Brasil cuenta con una gran frontera agrícola que puede ser utilizada sin tener que comprometer ecosistemas sensibles como el Amazonas o el Pantanal. La cría de ganado en Brasil es extensiva pero se registra una subutilización de la tierra, la densidad de la ganadería es mucho menor a los niveles que pueden ser alcanzados. En consecuencia los pastos degradados pueden utilizarse para plantíos de caña de azúcar en áreas en donde se construyen nuevas unidades o en donde las existentes se van expandiendo.

Los estudios de zonas agroecológicas para caña de azúcar en Brasil serán publicados en breve. En la práctica será un paso esencial para guiar la expansión de la producción y asegurar la sustentabilidad.

Reportes recientemente publicados indican que la producción de biocombustibles de Brasil no afectará la producción de alimentos o la deforestación del Amazonas en los próximos años. ¿Cuál es la política de Brasil con respecto a la expansión de cosechas de caña de azúcar para biocombustibles? ¿Qué es lo que da peso al argumento de que esta no es la razón tras la crisis alimenticia? ¿Se encuentra amenazada la selva amazónica?

No se debe olvidar que siempre es el incentivo económico el determina el uso que los campesinos le dan a sus tierras. Pero no sólo la tradición o la vocación económica se impone. También otros factores que no están bajo su control son determinantes. Por ejemplo no tendría sentido cosechar caña de azúcar sin tomar en cuenta las ganancias que pueda traer la cosecha si no existe una unidad industrial cercana capaz de absorber su producción.

Los estudios agroecológicos posiblemente demuestran lo que ya se sabe, Brasil cuenta con suficiente territorio para expandir la producción de caña de azúcar e incrementar las cosechas de granos y alimentos sin comprometer o amenazar ecosistemas y biotopos sensibles tales como el Amazonas y Pantanal.

Waldroden im Regenwald Brasilien

sostiene que no está robando tierra a la Amazonía.

El argumento principal de Brasil para justificar la ausencia de una amenaza de suministro de alimentos es la última cosecha que registró un incremento en la producción de materia prima para la producción de biocombustibles y también un incremento en la producción de alimentos y granos vendidos al mercado.

Las amenazas del Amazonas son de una naturaleza ajena al incremento de la producción de biocombustibles en Brasil. Tratar de relacionar estos dos temas podría perjudicar seriamente la búsqueda de soluciones para proteger la biodiversidad del Amazonas.

Ecologistas sostienen que la producción de biocombustibles en Europa y Brasil beneficia a las grandes corporaciones y no a las comunidades locales. Se acusa particularmente a Brasil de incrementar su producción para responder a la demanda en detrimento de los campesinos locales y de que se registra una fuerte presencia de inversionistas extranjeros tras los productores de etanol.

El mercado energético es uno de los mercados con mayor concentración de ganancias. Existe una concentración de ganancias innegable en naciones ricas debido a los mercados de energía, basada preponderantemente en la economía del petróleo. Los biocombustibles son una opción viable para reducir la dependencia de combustibles fósiles y mantener las ganancias de forma local, lo que ciertamente fortalece las economías locales.

En el caso de Brasil la industria de la caña de azúcar se basa en la producción de más de 400 unidades propiedad de más de 200 grupos empresariales. Más de 60.000 agricultores de caña de azúcar participan en esta cadena de suplemento que genera más de un millón de empleos directos.

DW recomienda