1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

UE-América Latina-EE.UU: entre acuerdos, firmeza y diplomacia

¿Qué debe hacer la UE si Washington maltrata a sus socios latinoamericanos? ¿Si los deja de lado? El debate en la Asamblea Eurolat, reunida esta semana en Estrasburgo, dio posibles pautas. Entre ellas, ¿más acuerdos?

"Las palabras y los actos del presidente de Estados Unidos son racistas y discriminatorios. No lo podemos aceptar”, dijo a DW Renate Weber, eurodiputada rumana del bloque liberal. En la Asamblea Euro-Latinoamericana (Eurolat), durante la sesión de Estrasburgo, se discute el impacto de las nuevas tendencias políticas estadounidenses en las relaciones Unión Europea-América Latina. También cuál es el camino a seguir.

"El presidente Trump ha dejado a México en estado de vulnerabilidad, por eso nuestro mensaje de solidaridad y apoyo. Cuando su dignidad está en juego también está en juego la europea”, afirmó en el debate Teresa Jiménez-Becerril, presidenta de la Delegación para las relaciones con México. 

Responder con firmeza a la hostilidad manifiesta es lo que cabe, opinan unos. Otros, recordando que en realidad es muy pronto, llaman a la prudencia, al tono diplomático, a esperar. Por su parte, desde el Servicio Europeo de Acción Exterior, al parecer, están en marcha los preparativos para una nueva era en las relaciones internacionales, también con América Latina.

Renovado interés en la región

Sobre la mesa están los acuerdos regionales cerrados con América Central y Colombia-Perú-Ecuador; también  los que se están renegociando con México y Chile y el que levanta tanta expectativa: el Mercosur. Todo esto habla del interés económico en la región.

Tanto es así que, aunque la mayoría de países de América Latina son países de renta media y no aplican para los fondos destinados a la cooperación bilateral, el gran interés que despiertan las posibilidades de inversión –en infraestructura, por ejemplo- abren la posibilidad de que se modifique el presupuesto comunitario destinado a la región.

Estos fondos, en parte, apalancan en el Banco Europeo de Inversiones fondos para proyectos en las áreas prioritarias para la Unión Europea. Por ejemplo, para implementar el acuerdo de cooperación con Cuba o para la implementación del acuerdo de paz con Colombia.

Más relación, más fondos

"La UE siempre ha apoyado el proceso de paz colombiano y vamos a seguir acompañándolo con presupuesto”, aseguró Weber, activa tanto en la relación con América Latina como con Estados Unidos.

En lo relativo a cuanto a Cuba, Weber, del bloque liberal y miembro de la comisión de derechos humanos, afirmó: "Nuestro acuerdo con Cuba es reciente, hay una diferencia enorme con Colombia. Queremos apoyar a La Habana en su proceso de transformación, pero no podemos olvidar lo que sucede en cuanto a respeto a derechos humanos y a la libertad de opinión y de prensa” . 

Renate Weber Mitglied Europaparlament (European Parliament)

Renate Weber

Por otro lado, desde la presidencia Eurolat se aboga por que el acuerdo con La Habana sea ratificado con celeridad por el Parlamento Europeo, para poder contrarrestar las posibles repercusiones negativas de la administración Trump y se apoya el actual tono dialogante de la diplomacia europea.

Venezuela

También con Venezuela. Mientras el presidente Trump exige confrontativamente la liberación inmediata de Leopoldo López, el aparato diplomático europeo se esfuerza, con mayor o menor éxito, desde hace meses por apoyar el diálogo entre gobierno y oposición. Un empeoramiento de la situación, explican, podría generar aún más violencia y desestabilizar la región.

Aunque en el tema Caracas, el gobierno de Nicolás Maduro y los presos políticos tampoco faltan voces parlamentarias que querrían ver mayor firmeza de la UE hacia Venezuela. Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, se pronunció esta misma semana al respecto: "No es posible tener presos políticos y llamarse democracia”. Desde el Servicio Europeo de Acción Exterior informan que en el terreno sus embajadores hacen lo posible por apoyar las elecciones regionales y por logar el acceso al país de medicamentos. 

En el inicio de esta nueva era, entonces, ¿más firmeza o más diplomacia? "Creo que la firmeza es lo más importante y todos los mensajes enviados desde este Parlamento así lo han demostrado. Yo misma, a nombre de mi grupo, inmediatamente después del anuncio del presidente Trump en cuanto a gravar con un 20% a todos los productos que vienen de México, pedí a la comisaria Malstrom que reduzcamos los impuestos a los productos mexicanos como lo hemos hecho con Moldova, cuando se encontraba en una situación crítica similar. No lo vamos a hacer así pero vamos a concluir este mismo año la modernización del acuerdo”, explica Weber.

¿El camino es más acuerdos?

Cabe recalcar que, por ejemplo, mientras Estados Unidos pone trabas a las visas brasileñas y amenaza con deportar inmigrantes centroamericanos, en el marco de los acuerdos los europeos –visa waver con Brasil y de asociación con Centroamérica, Perú y Colombia- la meta es  facilitar el tránsito ya no sólo de bienes sino también de personas.

Independientemente de que la esperanza es no desmantelar las fuertes relaciones que Estados Unidos y la UE han construido por años, no son pocos los que opinan, como Weber, que la UE debe seguir su política exterior de "soft power”. Con o sin Estados Unidos. 

¿Realista? "Claro que sí. Y me atrevo a decir algo más, si Estados Unidos se va a retirarse, la UE debe estar más presente. Compartiendo los mismos principios y valores, la UE con todos sus países y su presupuesto puede continuar su trabajo en América Latina”, concluyó Weber.

 

DW recomienda