1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Ucrania: salidas del callejón

A pocos días del primer aniversario de las negociaciones de Minsk para Ucrania, la diplomacia trabaja a toda marcha. Sin embargo, las posturas se han endurecido. Frank Hofmann reporta desde Kiev.

Hace un año: encuentro entre el presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo ucraniano, Petró Poroshenko.

Hace un año: encuentro entre el presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo ucraniano, Petró Poroshenko.

Desde el fin de las festividades navideñas ortodoxas, en la primera semana de enero, los diplomáticos han retomado la rutina de reunirse todos los miércoles en Minsk. También participan en los encuentros representantes de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y mediadores de los países miembros de esa organización, por ejemplo, Alemania y Francia. En diferentes “grupos de trabajo” se discuten cuestiones políticas y económicas, así como las violaciones al alto el fuego entre ucranianos, rusos y los rebeldes apoyados por Moscú.

Los combates en Ucrania se han recrudecido. A nivel económico, los representantes de los rebeldes y de Rusia exigen sobre todo el levantamiento de las sanciones impuestas a las regiones ocupadas. Kiev, por su parte, alega que “ningún banco estaría dispuesto a enviar un transporte de dinero allí” para pagar las pensiones o prestaciones sociales, ya que, en ese caso, el dinero se podría transferir de una vez a los rebeldes.

La victoria de las sanciones

Dos días a la semana, el “grupo de trabajo político” discute sobre el futuro de las regiones separatistas del Este de Ucrania. ¿Cómo se llevarán a cabo allí las elecciones? ¿Qué estatus recibirá la región? ¿Cómo puede Ucrania volver a controlar su frontera con Rusia? Nada ha sido aclarado. “Necesitamos un nuevo impulso para salir del callejón”, dice un alto diplomático ucraniano.

Este lunes (01.02.2016) el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, ha viajado a Berlín para participar en conversaciones. Sobre todo la próxima semana, los ministros de Relaciones Exteriores del llamado cuarteto de Normandía (Alemania, Francia, Rusia y Ucrania) podrían volver a reunirse antes de la Conferencia de Seguridad de Múnich. Sergei Lavrov, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, ha propuesto como fecha el ocho de febrero. Moscú quiere deshacerse de las sanciones de la UE y de EE. UU. contra Rusia. Al parecer, el Kremlin incluso estaría dispuesto a sacrificar a los líderes rebeldes a los que ha apoyado en las ciudades de Donetsk y Lugansk. Pero solo se trata de rumores.

Las cicatrices de la guerra en el Este de Ucrania.

Las cicatrices de la guerra en el Este de Ucrania.

Últimamente ni Moscú ni Kiev han presentado propuestas concretas. En Ucrania, por ejemplo, no se han aprobado leyes que posibiliten elecciones en las regiones separatistas y tampoco avanza la reforma constitucional sobre la descentralización. En el Parlamento no hay una mayoría para aprobar dicha reforma. Asimismo, sigue abierta la pregunta sobre si Kiev concederá amnistía a los rebeldes. “Solo después de analizarlo jurídicamente”, dice el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania. Moscú, por su parte, exige una amnistía general. Así vienen y van las negociaciones en la capital bielorrusa de Minsk desde hace meses. Y en Kiev muy pocos parecieran creer ya en una solución rápida al conflicto en el Este de Ucrania.

DW recomienda