1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Ucrania: fracasan negociaciones de paz con separatistas

Kiev y los rebeldes se acusan mutuamente de dar ultimátums. Combates se intensifican y hay numerosos civiles y soldados muertos.

Lo que debía ser un acercamiento entre las autoridades ucranianas y los rebeldes prorrusos que combaten por formar un nuevo estado en el este de Ucrania, terminó con una ruptura en la mesa de negociaciones este sábado (31.01.2015), luego de que ambos bandos acusaran al otro de haber puesto sobre la mesa ultimátums inaceptables durante el encuentro realizado en Minsk, la capital de Bielorrusia.

El representante de Kiev, el expresidente Leonid Kuchma, dejó las negociaciones diciendo que los enviados separatistas habían socavado la reunión al realizar ultimátums y negarse “a discutir un plan de medidas para un rápido cese del fuego y un retiro de las armas pesadas”. También reclamó que a las nuevas consultas no acudieron los firmantes del alto al fuego de septiembre, Alexandr Zajarchenko e Igor Plotnitski.

Por su parte, Denis Pushilin, uno de los representantes separatistas presentes en Minsk, dijo que estaban dispuestos al diálogo, “pero no listos para los ultimátums de Kiev mientras continúa el bombardeo de sus fuerzas en los pueblos de Donbass (en el este industrializado de Ucrania)”. Los separatistas también dijeron que seguían esperando un documento oficial que certificara que Kuchma es el representante del gobierno ucraniano.

Avanzan los rebeldes

La reunión del llamado “grupo de contacto”, en el que también participa un enviado de Rusia y un funcionario de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), duró tres horas y se intentó llevar a cabo a pesar de que continúan los combates entre las fuerzas de Kiev y los rebeldes respaldados por Rusia, cobrando más vidas de civiles y militares. Era el primer encuentro entre las partes en más de un mes.

El resultado truncó las esperanzas de que un nuevo cese del fuego entrase en vigor pronto para frenar un conflicto que ya dura nueve meses. El Ejército ucraniano y los insurgentes se culpan mutuamente de atacar posiciones enemigas. En los últimos días murieron 15 soldados y 30 resultaron heridos, informó en Kiev el ministro de Defensa, Stepan Poltorak, quien reconoció que la plaza fuerte de Debaltsevo, ciudad estratégicamente importante de la región de Donetsk, está “parcialmente controlada” por los separatistas.

DZC (EFE, Reuters, dpa)