Ucrania: bombardeo en Donetsk deja diez muertos | Europa | DW | 01.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Ucrania: bombardeo en Donetsk deja diez muertos

Los explosivos destruyeron un minibús y un colegio justo en el primer día de clases. No hay niños entre las víctimas fatales.

Acusaciones cruzadas entre los separatistas prorrusos y el gobierno de Ucrania han marcado este miércoles (01.10.2014), cuando al menos dos obuses impactaron en una escuela y destruyeron un minibús en la ciudad de Donetsk, baluarte de los insurgentes. En el ataque murieron diez personas y otras nueve resultaron heridas. Esto, justo en el primer día de clases, retrasado por los combates que supuestamente se habían detenido por un acuerdo de alto el fuego.

El artefacto que cayó sobre el colegio número 57 de la ciudad dejó al menos cuatro muertos, entre ellos una profesora de biología y el padre de un alumno. No había niños entre las víctimas fatales. De los nueve heridos, siete debieron ser trasladados a un hospital, informaron las autoridades regionales, que responsabilizaron del ataque a los rebeldes. Testigos vieron dos cráteres dentro del colegio y otro en una calle frente a éste.

“Al parecer, el proyectil fue disparado por un lanzamisiles de boca múltiple. Algunos de los fallecidos estaban en la parada, mientras que otros iban en el autobús, que quedó calcinado”, señaló la agencia Ukrinform, citando a testigos presenciales. Dentro del pequeño vehículo, había cuatro cuerpos. Otros dos residentes perdieron la vida en el mismo ataque, según el ministro de Educación de la autodenominada República Popular de Donetsk, Igor Kostenko.

Frágil tregua

Uno de los muertos en el ataque a la escuela era un rebelde, informó la agencia Reuters. El comandante de una unidad prorrusa, Viktor Khalyava, dijo que el colegio fue impactado por cinco cohetes Uragan disparados por los ucranianos. “Fue un ataque dirigido al colegio”, afirmó. El recinto se encuentra en un barrio ubicado a pocos kilómetros del principal aeropuerto de la ciudad, que ha sido escenario de combates esporádicos en las últimas jornadas.

El ataque interrumpió un frágil cese al fuego en un conflicto en el que unas 3.500 personas murieron, según cifras de Naciones Unidas. El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, dijo la semana pasada que había claras señales de que el cese de hostilidades, piedra angular de su plan de paz para terminar el conflicto de seis meses de duración, estaba funcionando. Pero desde entonces ha empezado a flaquear con las muertes de nueve soldados ucranianos el lunes y martes en enfrentamientos con los separatistas.

DZC (dpa, Reuters, EFE)