Ucrania acepta recibir convoy humanitario enviado por Rusia | Europa | DW | 12.08.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Ucrania acepta recibir convoy humanitario enviado por Rusia

Sin embargo, Kiev impuso varias condiciones. Tanto el gobierno de Poroshenko como Occidente desconfían de las intenciones de Moscú.

Un total de 280 camiones que transportan dos mil toneladas de productos partieron este martes (12.08.2014) desde Moscú con dirección a la frontera con Ucrania, en un viaje que demorará unos dos días y que ha encendido las alarmas tanto en Kiev como en Occidente, donde desconfían de las intenciones del gobierno de Vladimir Putin. La sospecha más repetida es que dentro de los envíos vayan también armas para apoyar a los insurgentes.

Por ello, Kiev impuso una serie de condiciones antes de aceptar la ayuda. Entre ellas destaca la imposibilidad de que soldados rusos o efectivos del Ministerio para Situaciones de Emergencia escolten el convoy por territorio ucraniano, así como que los camiones que llevan alimentos, medicamentos y equipos eléctricos para la población de Lugansk y Donetsk sean acompañados por representantes de Ucrania, la Cruz Roja y la OSCE.

“Hemos recibido una nota que confirma la disposición de la parte ucraniana de recibir esa ayuda. La nota llegó hoy”, confirmó el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov. “La postura de Ucrania es clara: nosotros no nos hemos dirigido a la Federación Rusa con una petición de ayuda humanitaria”, recordó Irina Guerashenko, emisaria presidencial para el arreglo pacífico del conflicto con los separatistas prorrusos.

Advertencias de Occidente

Rusia aceptó todas las condiciones, que también incluye el que el convoy cruce por el paso Shebekino-Pletnebka, bajo control de las fuerzas leales a Kiev, pese a que ese recorrido es más extenso. Según fuentes rusas, el convoy transporta 400 toneladas de cereales, 100 toneladas de azúcar, 62 toneladas de alimentos para niños, 54 toneladas de medicinas, 12.000 sacos de dormir y 69 generadores eléctricos de diversa potencia recopilados por la población de Moscú.

Los gobiernos occidentales y la administración en Kiev han advertido a Moscú contra cualquier intento por convertir la operación en una intervención militar para controlar una región que enfrenta una crisis humanitaria luego de cuatro meses de combates. “No se deben perseguir objetivos políticos ni de otro tipo”, dijo la comisionada de la UE sobre ayuda humanitaria, Kristalina Georgieva, en una conferencia de prensa. “El contenido de la ayuda humanitaria debe ser exactamente eso, ayuda humanitaria”, agregó.

DZC (Reuters, EFE, dpa)

DW recomienda