1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Tusk ve “incipiente consenso europeo” sobre refugiados

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, cierra hoy su gira previa a la crucial cumbre del lunes entre Turquía y la Unión Europea sobre la crisis de los refugiados.

Tusk se reunió hoy (04.03.2016) con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, para pedirle a Turquía más esfuerzos en frenar la llegada de emigrantes y refugiados a la UE, que en 2015 recibió 1,25 millones de solicitudes de asilo, más del doble que el año anterior. Tras ese encuentro, el responsable comunitario aseguró que, por primera vez desde el comienzo de la crisis de refugiados, ve emerger un "consenso europeo".

En su carta de invitación a la cumbre entre la UE y Turquía, Tusk precisa que ese consenso gira en torno a una "estrategia completa", que si se aplica de forma "leal" puede ayudar a contener los flujos y hacer frente a la crisis: "Por primera vez desde el principio de la crisis migratoria, puedo ver un consenso europeo emergiendo", aseguró Tusk.

El presidente del Consejo Europeo realizó estas declaraciones tras una intensa gira por Austria, Eslovenia, Croacia, Macedonia, Grecia, Turquía y Serbia, los países más afectados por la llegada de inmigrantes y demandantes de asilo a través de la ruta de los Balcanes. Tusk y Erdogan se reunieron en Estambul poco antes de la intervención judicial de Zaman, el mayor diario opositor al Gobierno islamista, y no comparecieron ante la prensa tras su encuentro.

El fundamental papel de Turquía

Turquía, un país fundamental para ayudar a la UE a solucionar la crisis de los refugiados, ha recrudecido la presión contra las voces disidentes desde que el Gobierno obtuviera una nueva mayoría absoluta en las elecciones del pasado noviembre. Ese mismo mes la UE y Turquía firmaron un acuerdo para cooperar en la gestión de la crisis de refugiados con la esperanza de que Ankara fuera capaz de reducir el número de refugiados que parten desde sus costas en pateras y botes. A cambio de frenar el flujo de llegadas, los líderes europeos han prometido a Turquía 3.000 millones de euros y acelerar el proceso de liberalización de visados con el bloque.

Tusk ha reafirmado durante su gira diplomática que se debe acabar con la inmigración irregular, restablecer las normas del espacio Schengen de libre circulación y apoyar a Grecia para atender a los miles de refugiados varados en su territorio. Macedonia y el resto de países de la llamada "ruta de los Balcanes" han impuesto topes de entrada en su territorio después de que Austria introdujera cuotas diarias de refugiados. El presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, también subrayaron hoy la importancia de controlar las fronteras exteriores europeas, así como de convencer a Turquía de que cumpla su compromiso de readmitir inmigrantes.

MS (efe/dpa)

DW recomienda