1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Triple fracaso

Este fin de semana, el ministro alemán de Medio Ambiente, Sigmar Gabriel, decretó la muerte del Código Ecológico para uniformar la ley en materia ambiental. La prensa se ocupa este martes del complejo e importante tema.

default

La ecología deberá esperar a la política, dice la prensa.

El Tagesspiegel, de Berlín, analiza así la situación: “Siempre que se ve en peligro de perder una batalla, la canciller, Angela Merkel, prescinde de la lucha. Una jefa de Gobierno y de partido que afronta la derrota puede perder también autoridad. O por lo menos eso parece pensar ella. Visto así, el silencio de Merkel sobre el fracaso de la normativa común en materia ecológica no sorprende. Como ministra de Medio Ambiente, Merkel intentó ella misma sintetizar el oscuro derecho ambiental. Nunca dejó lugar a dudas en cuanto a que consideraba adecuado el proyecto. Pero, como canciller, ello le hubiera causado un conflicto con la Unión Cristiana Social de Baviera. Y por supuesto, la causa no valía la pena.”

No era un proyecto más

Desde Erfurt, el Thüringer Allgemeine critica el mal fin de este proyecto: “La canciller Merkel da la razón al ministro socialdemócrata Gabriel cuando éste decreta la muerte del Código Ecológico para Alemania. Del mismo modo, acepta que Baviera sea el único Estado federado que se opone al documento y con ello impida su aplicación. Y además, la canciller da luz verde a que partes del mismo sean sujetas a la consideración del Bundestag. Cada quien hace lo que le place, y todos ponen de su parte. Pero debe recordarse que tras el proyecto de uniformar el derecho ambiental para todos los Estados federados hay un trabajo de veinte años. Así, las causas del régimen bávaro para aferrarse a la incorporación de cláusulas de salida y para vaticinar una avalancha de juicios, permanecen en la oscuridad.”

Hacer política

El Berliner Zeitung desglosa los aspectos políticos de este acontecimiento: “A siete meses de las elecciones federales, en la Gran Coalición no se discute sobre la esencia de los grandes asuntos nacionales. Se trata, en cambio, de hacer política. Es decir, de juegos de poder y de lograr la mejor posición de salida a los partidos para el año electoral 2009. En este caso, cada uno de los grandes partidos apostó al final por sacar mayor provecho del fracaso que del logro. Los daños son enormes para el bienestar común.”

Los lobos bávaros

El Lübecker Nachrichten también arroja luz sobre el estado de la coalición gubernamental a raíz de la zozobra del Código Ecológico: “No queda nada del conocimiento especializado de la canciller. Angela Merkel, la fría administradora de crisis, capitula una vez más ante los gruñidos de los lobos bávaros. Éstos campean a sus anchas por Berlín. Y eso no le hace bien a Alemania.”

Triple fracaso

El Stuttgarter Nachrichten evalúa la importancia del Código Ecológico como proyecto de Estado: “Se trata de una iniciativa enorme que desde hace veinte años figura en la agenda política alemana. Parece, al final, como si tres ministros le antepusieran su diversa agenda partidaria. Luego, los partidos que conforman la Gran Coalición ven despeñarse uno de sus mayores objetivos ecológicos, consagrado en el contrato de gobierno. Y por último, ha fracasado la renovación programática que Angela Merkel ordenó a su partido en materia ecológica y climática.”

DW recomienda