1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Tregua en Gaza: un “minipaso” es mejor que nada

A Europa le cuesta demostrar unidad donde no la hay: por eso en la reunión de Sharm el Sheij había tantos mandatarios. Pero Europa quiere implicarse y espera a Obama para reiniciar el proceso de paz en Oriente Próximo.

default

El grueso de los soldados israelíes abandona paulatinamente la franja de Gaza.

“Esta mañana, sigue sin escucharse el sonido de las bombas en la franja de Gaza”. Por fin, después de tres semanas en las que cada día fue peor que el anterior, los informativos podían abrir con buenas noticias de Oriente Próximo.

BdT Israel zieht sich aus Gaza zurück

Tiempo para jugar al baloncesto: Israel declara el alto el fuego.

Enarbolando banderas israelíes, los soldados de Tel-Aviv abandonan el territorio palestino, aunque no completamente: permanecerán en las fronteras por si tienen que regresar. Hamas, cuya policía vuelve a patrullar, le concede al repliegue absoluto y al desbloqueo de la franja una semana de tiempo.

“Es un 'minipaso', pero es mejor que nada”, confesaba un diplomático de la Unión Europea a la agencia de noticias dpa. “Lo que necesitamos es un alto el fuego permanente que sea ratificado por ambas partes”, añadía.

En la primera mitad de esta fórmula mágica hicieron hincapié todos los mandatarios europeos reunidos el fin de semana en el egipcio Sharm el Sheij, además de Barack Obama, una figura clave en los acontecimientos, que ya juega sin estar aún sobre el tablero. El “ambas partes”, sin embargo, se presenta más complicado y podría ser el ingrediente que, al final, acabe amargando la pócima.

Europa apuesta por la paz duradera

Palästinenser laufen durch Geröll auf dem Weg zu ihren zerstörten Häusern

Civiles palestinos caminan sobre las ruinas de Gaza.

“Los objetivos que nos habíamos fijado han sido alcanzados, y aún más. Hamás ha recibido un duro golpe”, aseguraba el pasado sábado Ehud Olmert, primer ministro israelí en funciones, al tiempo que declaraba el alto el fuego unilateral. Nunca se supo muy bien cuáles eran “los objetivos” de Israel, pero hubo quien predijo la aniquilación de Hamás. Puesto que la organización sigue existiendo, “en el futuro próximo nos amenaza una nueva guerra”, aventuró Benjamin Netanjahu, líder del partido derechista israelí Likud, según cita el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

Israel, que se ha negado a negociar con Hamás y que sólo le hizo llegar informalmente sus intenciones de deponer las armas, difícilmente ratificará una tregua que lleve la firma de los islamistas, y no se replegará por completo de Gaza hasta que no lo considere oportuno. A cambio, también el descanso concedido a las lanzaderas de cohetes de Hamás, ya el domingo, es unilateral y tiene fecha de caducidad: siete días, si Israel no se marcha y abre las fronteras.

Sharm el-Sheik - Merkel

La canciller alemana, Angela Merkel, en Sharm el Sheij.

Pero, puesto que los mandatarios europeos están obligados a irradiar más optimismo que los diplomáticos sin nombre, en Sharm el Sheij las condiciones impuestas al intermedio quedaron relegadas a un segundo plano: “lo que ahora importa es que el alto el fuego sea duradero”, declaró la canciller alemana, Angela Merkel, “para ello es necesario que se interrumpa el contrabando de armas [a través de la frontera entre Gaza y Egipto]. A este respecto, Alemania está dispuesta a colaborar donde sea necesario”.

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, propuso la convocatoria inmediata a una conferencia internacional como que la UE ya tenía desde hace días en su lista de deberes políticos: un encuentro en el que se definan y redacten “las bases para la paz”, según Sarkozy, y se recauden donaciones para la población de Gaza.

Al menos en el Gobierno británico ya tiene la conferencia un primer contribuyente: Gran Bretaña quiere cuadruplicar su ayuda a los palestinos y pone su marina a disposición de las labores anticontrabando. “Es nuestra tarea: Europa, representada hoy aquí por Italia, por España, por Alemania, por Checoslovaquia, por el presidente de Francia… todos nosotros estamos hoy aquí […] para promover una paz permanente que dé seguridad a Israel y haga viable una Palestina”, dijo el premier, Gordon Brown, en Egipto.

Esperando a Obama

Palästinenser bergen Tote und Verletzte

Bajo los escombros aún se esconden cadáveres.

Al final del día, todos los mandatarios estaban de acuerdo: la única solución real al problema en Oriente Medio es la creación de dos Estados independientes, y a esa solución debe contribuir Europa. El próximo día 26 de enero, los ministros de Exteriores de la UE se reunirán en Bruselas para intentar lograr lo que hasta ahora ha sido un imposible: una postura común. La Unión es la principal fuente de medios económicos para los palestinos, pero políticamente el protagonismo se lo lleva Estados Unidos. Y eso tiene que cambiar: “la UE no puede estar ahí sólo para pagar los daños”, opinó el comisario europeo de Ayuda al Desarrollo, Louis Michelle.

Sin embargo, pese a los esfuerzos comunitarios y la alta representación europea en Sharm el Sheij, Barack Obama fue el más presente de los ausentes. Brown lo nombró en sus declaraciones: con él tendrá que llevar a cabo Europa su ardua tarea. Israel se propone haber retirado el grueso de sus tropas antes de que el norteamericano asuma su nuevo cargo: un claro guiño a Washington. De nuevo, da la impresión de que el presidente estadounidense sea el único con potestad para iniciar negociaciones serias.

Mientras, en la franja de Gaza, donde esta mañana no se oían caer a las bombas, los primeros civiles se han atrevido a salir a la calle para ver qué ha quedado de sus posesiones, y los cadáveres atrapados bajo los escombros empiezan a poder ser retirados.

DW recomienda

La prensa opina

Opinión

Interactividad