1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Tratamiento médico gratuito

Sin seguro de salud ni permiso de residencia: esa es la situación de muchos inmigrantes. El servicio asistencial católico de la Orden de Malta quiere ayudar a esas personas.

María tiene miedo. La niña de dos años se apega a su mamá. Ella no sabe qué pensar del hombre que le quiere auscultar su pecho. La niña sufre un resfrío fuerte. Después de un rato se resigna al examen médico.

Klaus Pistor es parte del equipo de voluntarios de la Orden de Malta en la ciudad de Duisburgo. De las quince personas que trabajan ahí, ocho son médicos. El resto son enfermeras o intérpretes. Antes, Pistor trabajaba en la Universidad de Essen en la sección de nefrología y era médico jefe en un hospital en Moers. Ahora el médico jubilado trabaja para la Orden de Malta. El consultorio en Duisburgo es responsable de toda la región del Ruhr.

Paciendes indocumentados

Hace mucho tiempo que Pistor y sus colegas atienden a inmigrantes. Comenzaron en un barrio de Duisburgo. "Después de un tiempo recibimos la oferta de la Orden de Malta de trabajar en su consultorio”, cuenta. La gente que acude a ese lugar no tiene seguro de salud y la mayoría viene de Bulgaria o Rumania. Muchas personas son indocumentadas. De todas maneras los atienden, ya que se trata de ayudar a los que sufren.

"Muchos de los pacientes que vienen están más enfermos que los que acuden a un consultorio normal”, dice el gerente interino, Benjamin Schreiber. "La mayoría de las veces los pacientes esperan mucho antes de ir a ver un doctor."
 

Ayuda necesaria

La atención médica que reciben estas personas en una ciudad como Duisburgo es elemental. El municipio tiene poco dinero y cada vez hay más pobres. Aproximadamente 17.000 personas carecen de un seguro de salud en esa ciudad. Por eso, la ministra de salud del estado de Renania del Norte Westfalia, Barbara Steffens, elogia al trabajo del equipo médico. El servicio que prestan es muy importante no solo para las personas en Duisburgo, sino también en toda la región del Ruhr.

Benjamin Schreiber en el consultorio.

Benjamin Schreiber en el consultorio.

Sin embargo, el proyecto hasta ahora solo ha recibido un subsidio de 60.000 euros. Con ese dinero solamente se pudo instalar el consultorio. Los médicos en Duisburgo tienen electrocardiógrafos y pueden hacer pequeñas intervenciones quirúrgicas. No obstante, los pacientes solo reciben medicamentos en caso de emergencia. "Necesitamos donaciones”, dice Schreiber. La situación se complica en el instante en que un paciente tiene que ser trasladado a un hospital, ya que la Orden de Malta tendría que pagar los gastos del tratamiento.

Cooperación con cajas de compensación

El consultorio de la Orden de Malta, uno de 17 en Alemania, coopera con cámaras de compensación. Pacientes que no tienen un seguro de salud pueden informarse sobre los derechos que tienen para obtenerlo.

Sin embargo, para Klaus Pistor esas preguntas son secundarias. A él le importan los pacientes y con su trabajo quiere contribuir a la integración de los in migrantes. "Nosotros esperamos que se integren, que puedan visitar un colegio y ser felices.”

La mamá de María está feliz. Está felíz de poder venir al consultorio y saber que la ayudan. Y su hija entretanto también sonríe.

DW recomienda