1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Tratado de Lisboa: Alemania allana el camino hacia su entrada en vigor

El Tratado de Lisboa sí es compatible con la carta magna alemana, así el esperado fallo del Tribunal Constitucional. Aunque se precisa una enmienda legal, el documento ha saltado uno de los últimos cuatro obstáculos.

ARCHIV - Die Richter des Zweiten Senats des Bundesverfassungerichts, von links, Udo Di Fabio, Lerke Osterloh, Herbert Landau, Andreas Vosskuhle, Michael Gerhardt und Siegfried Bross, betreten am 10. Februar 2009 den Gerichtssaal in Karlsruhe. Das Bundesverfassungsgericht in Karlsruhe verkuendet am Dienstag, 30. Juni 2009, gegen 10 Uhr seine mit grosser Spannung erwartete Entscheidung ueber den Reformvertrag von Lissabon. Der Pakt zwischen den 27 Mitgliedsstaaten soll die Union schlanker und entscheidungsfreudiger machen. Kritik befuerchten jedoch, dass Deutschland zu viel Macht an die EU abgibt und wollen die Ratifizierung des Vertrages mit Hilfe der Richter verhindern.(AP Photo/Winfried Rothermel, Archiv)

El Tratado de Lisboa sí es constitucional.

“La Constitución alemana dice sí a Lisboa, exige sin embargo a nivel nacional un fortalecimiento de la responsabilidad parlamentaria de integración”, anunció uno de los magistrados del Tribunal Constitucional alemán, con sede en Karlsruhe. Esto significa que Alemania le da luz verde al documento que reformaría la Unión Europea, aunque antes de su ratificación definitiva se tendrá que realizar enmiendas a una ley que regule la participación del Parlamento alemán en el proceso de sanción de directrices europeas.

Si bien el esperado fallo de Karlsruhe quita uno de los cuatro obstáculos que tenía hasta hoy por delante el Tratado, retrasa su ratificación por parte de Berlín hasta que el Bundestag –en sesión extraordinaria en agosto- realice la enmienda exigida. El presidente alemán, Horst Köhler, no había puesto su firma en el documento, esperando el visto bueno de los altos magistrados de Karlsruhe.

ARCHIV - Die Quadriga auf dem Brandenburger Tor in Berlin ist am 24. Maerz 2007 durch eine EU-Fahne zu sehen. Das Bundesverfassungsgericht in Karlsruhe verkuendet am Dienstag, 30. Juni 2009, gegen 10 Uhr seine mit grosser Spannung erwartete Entscheidung ueber den Reformvertrag von Lissabon. Der Pakt zwischen den 27 Mitgliedsstaaten soll die Union schlanker und entscheidungsfreudiger machen. Kritik befuerchten jedoch, dass Deutschland zu viel Macht an die EU abgibt und wollen die Ratifizierung des Vertrages mit Hilfe der Richter verhindern. (AP Photo/Jan Bauer, Archiv) --- FILE - In this March 24, 2007 file photo the Quadriga on top of the Brandenburg Gate in Berlin is seen shining through a European flag. (AP Photo/Jan Bauer, File)

El temor de los que se oponen al Tratado de Lisboa es que la Unión Europea asuma demasiado poder

Dudas académicas y en el Bundestag

Algunos miembros del Parlamento alemán –sobre todo del partido Die Linke, La Izquierda- y varios catedráticos habían demandado ante la máxima instancia alemana que el Tratado de Lisboa socavaba la soberanía de Alemania mediante el traspaso de competencias legislativas al Parlamento Europeo.

Así, por ejemplo, el jefe de la fracción de la Izquierda en el Bundestag, Oskar Lafontaine, argumentaba que el Tratado de Lisboa ofrece muy pocas instancias democráticas para la codecisión y otorgaba demasiado poder a las instituciones europeas. La Unión Europea estaría tomándose la atribución de ampliar su competencia, decían los demandantes.

Compatible con la Constitución

Pero, al parecer, no es así. "La cámara confía en que el último escollo para la firma del acta de ratificación sea superado pronto", aseveró el magistrado Andreas Vosskuhle al leer la decisión que fue tomada por siete votos contra uno. El nuevo tratado –que de ser ratificado por los 27 países- entraría en vigor en 2010 no altera la esencia de la UE, que seguiría siendo una unión de Estados soberanos. Por ello, así los jueces de Karlsruhe, son infundados los recelos de una participación de Alemania en la UEy el Tratado de Lisboa puede ser ratificado tan pronto esté lista la enmienda.

ARCHIV - Der Vorsitzende der Linkspartei, Oskar Lafontaine, betritt am 10. Februar 2009 den Gerichtssaal in Karlsruhe. Das Bundesverfassungsgericht verhandelt seine Klage ueber den EU-Reformvertrag von Lissabon und die Frage, ob durch die Erweiterungen der Befugnisse der EU deutsches Verfassungsrecht verletzt wird. Das Bundesverfassungsgericht in Karlsruhe will am Dienstag, 30. Juni 2009, seine Entscheidung ueber den Reformvertrag von Lissabon verkuenden. (AP Photo/Winfried Rothermel) ** zu unserem KORR APD8534 ** --- FILE - German Left Party chairman Oskar Lafontaine enters a courtroom in Karlsruhe, southern Germany, Tuesday, Feb.10, 2009. The German constitutional court has to deal with his constitutional complaint against the treaty of Lisbon. (AP Photo/Winfried Rothermel)

Oskar Lafontaine, en el Tribunal Constitucional, al plantear su querella en febrero de 2009

El Tribunal Constitucional ha tenido muy en cuenta también que sus competencias no se vean menoscabadas por las del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, con sede en Luxemburgo. Los fallos de éste son reconocidos por la justicia alemana siempre y cuando los derechos fundamentales de los ciudadanos alemanes estén garantizados. Y esto último, así los expertos, también está contemplado en el controvertido documento.

¿Una Europa más ágil y funcional?

El Tratado de Lisboa –cuya versión anterior fracasó en sendos referendos en Holanda y Francia- prevé poner en forma a la Unión Europea, hacerla más funcional y ágil con vistas al futuro. Que el presidente de la UE tenga un mandato de dos años y medio –no de seis meses como hasta ahora- daría mayor peso y continuidad al quehacer de la UE. Un “Alto Representante para Política Exterior y la Seguridad” –como vicepresidente de la UE- le daría un rostro más definido en el ámbito internacional. El procedimiento de decisión por mayoría cualificada –en vez de por unanimidad- pondría fin al poder de veto que tiene hasta el momento cada país miembro. Y que el Tratado prevea que una petición firmada por un millón de ciudadanos europeos tenga que ser tenida en cuenta por la Comisión se ve –por lo menos entre los favorecedores de la reforma- como una mayor garantía de democracia en la UE.

El no de los más pequeños

Este Tratado –que daría a la UE personalidad jurídica propia para firmar acuerdos internacionales- fue firmado y acordado por los jefes de Estado y de Gobierno de todos los miembros de la UE en diciembre de 2007. Sin embargo, el que tuviera que ser sometido a referendo en Irlanda –en donde fue rechazado en junio de 2008 y donde será sometido una segunda vez al voto popular en octubre de 2009- y que haya tenido que ser ratificado a nivel nacional en todos los países ha supuesto dificultades adicionales.

En la República Checa -donde fue aprobado por el Parlamento- el presidente, Vaclav Klaus, sigue considerándolo una amenaza a la soberanía de su país y un acuerdo desventajoso para los países pequeños de la UE. Su firma la hace dependiente de los resultados del plesbicito irlandés. En Polonia también está pendiente la firma del jefe de Estado, Lech Kaczynski, aunque el Tratado ha sido ya aprobado por el Legislativo.

ARCHIV - Bundeskanzlerin Angela Merkel unterschreibt am 13. Dezember 2007 den EU-Reformvertrag von Lissabon in Lissabon. Das Bundesverfassungsgericht in Karlsruhe will am Dienstag, 30. Juni 2009, seine Entscheidung ueber den Reformvertrag von Lissabon verkuenden. (AP Photo/Armando Franca) ** zu unserem KORR APD8534 ** --- FILE - German Chancellor Angela Merkel signs the EU's Treaty of Lisbon during a ceremony Thursday, Dec. 13 2007, at Lisbon's 16th century Jeronimos Monastery.(AP Photo/Armando Franca)

La canciller alemana, Angela Merkel, al firmar en Lisboa el Tratado, diciembre 2007

Alivio, a pesar de las enmiendas

Así, en Alemania, mientras que querellantes como el conservador bávaro Peter Gauweiler opinan que, por lo menos en parte, les han dado razón, el alivio en los círculos politicos es notorio.

Jo Leinen, parlamentario europeo por los socialdemócratas y encargado de asuntos constitucionales, habla de “un paso más hacia una Europa para los ciudadanos”. Werner Langen, diputado europeo por la Unión Democrátacristiana (CDU) espera un rápido trámite de la enmienda exigida para que la ratificación se lleve a cabo lo antes posible. Por su parte, Rebecca Harms, de los Verdes europeos, aseveró que éste es “un buen día para la Democracia, para los derechos civiles y para la Unión Europea”.

Autora: Mirra Banchón
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda