1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Tras las huellas de Hartmut Hopp, ex jerarca de Colonia Dignidad

Alemania no va a extraditarlo, pero sí puede juzgarlo. ¿Qué busca y cómo se mueve este prófugo de la justicia chilena, quien fuera el segundo a bordo en Colonia Dignidad?

Allanamiento en Villa Baviera (Colonia dignidad).

El fiscal Mauricio Richards y policías chilenos, en Villa Baviera.

Ni las autoridades de la ciudad de Krefeld ni las del Ministerio de Relaciones Exteriores alemán han podido confirmar que el médico de 66 años, Hartmutt Hopp, esté efectivamente en Alemania. Todas las pistas apuntaban a esta ciudad cerca de Düsseldorf, donde funciona una comunidad religiosa con características de secta, a la que están ligados antiguos miembros de la Colonia Dignidad y otros que han emigrado a este lugar. Aquí también vive su hijo adoptivo Michael, profesor de violín en una escuela de música, quien formó su propia familia y se ha distanciado de Hopp.

Apenas fue confirmada la fuga del ex brazo derecho de Paul Schäfer (líder del enclave alemán donde se cometieron diversos atropellos a los derechos humanos), a fines del mes de mayo, su nuera declaró a un medio periodístico chileno que éste estaría en Alemania y que se habría reunido aquí con su mujer, quien abandonó Chile un poco antes. El médico se encontraba con orden de arraigo, impedido de salir del país, al estar procesado por asociación ilícita y con una condena pendiente como cómplice por los delitos de abusos de menores cometidos por su antiguo líder en el enclave alemán en el sur de Chile. Junto a otros 15 inculpados –ex jerarcas y la hija adoptiva de Schäfer-, arriesga una condena inicial de cinco años de cárcel. Sólo faltaba el pronunciamiento del último tribunal, la Corte Suprema.

El destino de este prófugo de la Justicia es hasta ahora un misterio. Una de las hipótesis es que viajó a Argentina cruzando la Cordillera de los Andes en helicóptero y desde ese país tomó un vuelo a Europa. El ministro de la Corte de Apelaciones Jorge Zepeda, quien lleva el juicio en su contra, dictó una orden de captura internacional.

Autoridades de Krefeld indicaron a un periódico local no tener información sobre la presencia de Hopp. Asimismo, un vocero de la Embajada en Chile señaló que “ante la diligencia chilena de persecución del Sr. Hopp, las autoridades alemanas están investigando si éste actualmente tiene residencia en Alemania. El Ministerio de Relaciones Exteriores en este momento no dispone de información sobre su paradero”.

En Alemania, toda persona tiene el deber de registrarse en el municipio correspondiente a su lugar de domicilio, por lo que es muy sencillo para las autoridades centrales ubicar a una persona. Esto hace pensar que Hartmut Hopp no ha cumplido con esta obligación y se mantiene en forma secreta en Alemania, o está en otro país. Es probable que no haya ingresado a la Comunidad Europea por Alemania, donde su pasaporte habría sido registrado.

En Chile, su fuga hizo que se extremaran los controles sobre los otros inculpados, también en libertad bajo fianza. Los actuales habitantes de Villa Baviera también se sienten afectados, pues este episodio revivió la oscura imagen de la Colonia. “Esto es como volver al Estado dentro del Estado que era antes, cuando cada uno hizo lo que quiso sin importar la ley”, señala Martin Matthusen, miembro de la segunda generación de alemanes residentes.

Libre en Alemania

Como ciudadano alemán, Hopp podría sentirse hasta cierto punto seguro si permaneciera en este país. “Según la legislación alemana, en general, no es posible la extradición de un ciudadano alemán a países fuera de la Unión Europea. Este precepto está regulado en la Carta Fundamental, teniendo así rango constitucional”, confirma un vocero de la Embajada en Chile.

Este país no lo entregará a la justicia chilena, aunque existe una orden de captura internacional. Se podría dar así la paradoja de estar condenado en Chile y vivir libre en Alemania. Este mecanismo ya había sido usado por el ex jerarca Albert Schreiber, quien también huyó a Alemania y permaneció viviendo libre hasta su muerte.

Wolfgang Kneese, un hombre que escapó de Colonia Dignidad.

Wolfgang Kneese, quien escapó de Colonia Dignidad.

“Creo que Hartmut Hopp va a intentar eludir la Justicia por todos los medios y su retorno sólo será posible a través de su detención en un país distinto de Alemania”, dice Hernán Fernández, abogado representante de las víctimas de abusos. “En el caso de Colonia Dignidad, Alemania se ha convertido en un territorio de impunidad”, señala, poniendo como ejemplo lo ocurrido con Schreiber.

Wolfgang Kneese, quien en 1966 escapó del dominio de Colonia Dignidad, tiene una posición crítica: “Paul Schäfer se fugó de Alemania por estar acusado de abusos sexuales y ahora se fugan los alemanes de Chile para no ir a la cárcel. Ellos usan la ley para defenderse, pero son criminales. La justicia no funciona. No ha cambiado nada en 40 años y Hopp anda libre y nadie se preocupa”.

Siga leyendo: La Justicia alemana también podría actuar