1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Tomuschat: “Trump no sabe lo que hace”

El presidente estadounidense, Donald Trump, se propone reconocer a Jerusalén como capital de Israel. Una violación del derecho internacional, según dice Christian Tomuschat a DW.

DW: ¿Viola Estados Unidos el derecho internacional con el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel?

Christian Tomuschat: Sí, desde el punto de vista del derecho internacional, contraviene una resolución vinculante del Consejo de Seguridad de la ONU. Este calificó la anexión de Jerusalén Oriental por parte de Israel como incompatible con el status vigente de la ciudad como parte de los territorios palestinos. En consecuencia, sería de parte de Estados Unidos una contravención de una resolución que ese mismo país apoyó. A fin de cuentas, esa fue una anexión violenta y un imperativo del derecho internacional es que eso no puede ser reconocido por terceros países.

Lea también:

Jerusalén: ¿capital de Israel?

¿Existe alguna diferencia entre el reconocimiento de Jerusalén como capital y el traslado de la embajada a esa ciudad?

Eso sería solo la consumación práctica de lo que Estados Unidos resolviera en un primer paso. El traslado de la embajada sería la consecuencia lógica. El primer paso es más decisivo: que Estados Unidos establezca que Jerusalén es la capital de Israel. Instalar allí la embajada sería solo una forma de reforzarlo.

¿Cambia algo para los habitantes de Jerusalén desde el punto de vista legal?

Christian Tomuschat (picture-alliance/dpa/S. di Nolfi)

Christian Tomuschat, especialista en derecho internacional.

Legalmente todo sigue como antes. La inclusión de Jerusalén en el territorio del Estado israelí, en sí, ya está consumada. Hasta ahora, los israelíes han respetado la presencia de los palestinos en el este de la ciudad. Pero es probable que Israel aproveche la oportunidad para seguir restringiendo el derecho de residencia de los palestinos en Jerusalén Oriental. Ya en los años pasados se intentó reiteradamente sacar de allí a los palestinos, retirándoles los permisos de residencia tras breves ausencias y también negándoles autorizaciones para construir.

¿Qué consecuencias políticas tendrá esta decisión de Trump?

No sé lo que Estados Unidos tenía en la cabeza. Esto conducirá naturalmente a disturbios y es probable que también a atentados terroristas. Se crean hechos consumados que hacen parecer improbable negociaciones exitosas en un tiempo previsible. Quedará una herida y provocará permanente intranquilidad, con consecuencias violentas. No se sabe cómo va a reaccionar el resto del mundo árabe. No se puede descartar un embargo petrolero ni otras consecuencias drásticas. Trump no tiene idea de lo que está haciendo.

¿Es decir que se aleja aún más una solución pacífica del conflicto del Cercano Oriente?

Esto, naturalmente, vuelve más improbable la solución de dos Estados, que en realidad todos favorecían. El Gobierno israelí siempre fue muy reservado, pero ahora parece por completo irreal. Pero los palestinos no renunciarán a Jerusalén  en visa de los símbolos religiosos que allí se encuentran.

*El profesor Christian Tomuschat es miembro emérito de la facultad de Derecho de la Universidad Humboldt de Berlín, exintegrante de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y expresidente de la Comisión de Derecho Internacional de la ONU.

DW recomienda