1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Todos contra Qatar

Los estados del Golfo se distancian de Qatar. Supuestamente porque el pequeño emirato apoya el terrorismo. Pero en el fondo Arabia Saudita se molesta por otra cosa.

La Casa Blanca declaró que el presidente Donald Trump tratará de apaciguar la situación en el Golfo. El lunes, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto rompieron todos sus lazos diplomáticos con el pequeño emirato de Qatar. El gobierno estadounidense no quieren una "fisura duradera" entre los países del golfo, dijo un representante del gobierno de Trump. Por lo tanto, intentará "empujarlos  en la dirección correcta".

 

Más información:

-Rusia e Irán piden diálogo para resolver crisis con Qatar

-Qatar Airways desvía sus vuelos por Irán por la crisis diplomática

 

Pero esa "dirección" ya fue indicada por Donald Trump en su primera visita al extranjero, en mayo, cuando reafirmó su apoyo a Arabia Saudita en Riad. Trump acusó al archienemigo de apoyar el terrorismo: "Irán financia, da armas y entrena a terroristas, mercenarios y otros grupo extremistas", dijo el presidente de Estados Unidos. Además, los estados árabes deben garantizar "que los terroristas no encuentren ningún lugar seguro en su territorio".

Acusación: Apoyo al terrorismo

Obviamente el rey Salman bin Abdulaziz se mostró entusiasmado con el plan de Trump de forjar un nuevo frente contra Irán. El primero en tener que sentir las consecuencias es el emirato de Qatar.

¿Y por qué Qatar? La razón oficial es el supuesto apoyo de Doha al Estado Islámico (EI), además del apoyo a los Hermanos Musulmanes, el Hamás palestino y los grupos terroristas en el este de Arabia Saudita y en Bahréin.   

La versión no oficial, en cambio, habla no tanto del terrorismo, sino de la relación de Qatar con Irán. Especialmente para Arabia Saudita esa relación ha sido durante mucho tiempo una piedra en el zapato. 

Con sables en la mano se entiende la gente.

Con sables en la mano se entiende la gente.

Lazos especiales con Irán

La crisis se puso difícil cuando hace unas semanas el emir Tamim bin Hamad al Thani supuestamente habló del papel estabilizador de Irán en la región. Más tarde, los medios de comunicación sauditas indignadamente informaron sobre un encuentro entre el ministro de Exteriores de Qatar y el jefe de la unidad de elite de la Guardia Revolucionaria iraní. Y encima se cuenta que Qatar felicitó al presidente de Irán, Hassan Rohani, por su reelección.      

"Aquí vemos el primer resultado del viaje de Trump a Arabia Saudita", dice el encargado de política exterior del partido alemán los Verdes, Omid Nouripour. "Después del apoyo entregado por parte de Estados Unidos, Arabia Saudita establece con mano dura su papel como fuerza regional".

Política independiente de Qatar

Y además Qatar es sede del canal de noticias panárabe Al Jazeera. Fue Al Jazeera el que informó ampliamente sobre las protestas de la llamada Primavera Árabe en 2011, situación que enfureció a Riad. En la programación de Al Jazeera, Qatar no dejó dudas de que apoyaba a los Hermanos Musulmanes, mientras que en los ojos de los clérigos sauditas los Hermanos Musulmanes amenazaban el derecho al poder de los wahabíes.

Compras apuradas en Doha.

Compras apuradas en Doha.

Por lo tanto, es poco probable que Qatar apoye al EI que en gran parte se basa sobre la ideología del wahabismo. Lo que sí se sabe es que personas privadas tanto de Qatar como en Arabia Saudita han transferido dinero al Estado Islámico.

¿Cae la dinastía?

Las amenazas de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto son reales. Qatar depende en gran medida de importaciones, particularmente en productos de alimentación.

El emir de Qatar se enfrenta a la peor crisis de su dinastía. Y Arabia Saudita se siente tan empoderada por Trump que ahora quiere convencer a Washington de retirar su enorme base aérea de Qatar. Sólo queda una pregunta: ¿cómo quiere precisamente Trump ayudar a resolver esta crisis después de su visita a Riad?

Autora: Diana Hodali (GG/DZC)

DW recomienda