1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

“¿Titulos? - Primero hay que acumular puntos”

1899 Hoffenheim, llegado de la 2.a división, es el equipo del momento en Alemania, donde ha liderado la temporada. También los aficionados en el exterior admiran su juego rápido, agresivo y ofensivo.

default

Ralf Rangnick, entrenador del 1899 Hoffenheim.

DW-WORLD entrevistó recientemente al volante creativo brasilero Carlos Eduardo, hoy el turno es para el entrenador Ralf Rangnick, responsable del éxito del Hoffenheim, quien nos habló sobre la filosofía del fútbol, los objetivos del club y su política de transferencias.

DW-WORLD: Señor Rangnick, Hoffenheim ha sorprendido esta temporada no sólo en la Bundesliga, también en el resto de Europa, que ahora habla del equipo con entusiasmo. ¿Estamos frente a un proyecto que a largo plazo se puede imponer internacionalmente?

Ralf Rangnick: Nosotros empezamos apenas hace dos años y medio y el desarrollo en este corto tiempo ha sido enorme, positivo y muy veloz. Ahora se trata de mantenernos a este nivel, donde ya los grandes saltos no se dan, y tampoco es necesario que se den, pues lo que tenemos que procurar es afianzarnos allí.

¿Podemos partir del supuesto que usted ya no sólo piensa en la Bundesliga, sino que en la mira tiene ya las competencias internacionales?

Se puede partir del supuesto que nosotros solamente pensamos en el próximo partido. En nuestro caso eso no es sólo una expresión, es algo que de verdad aplicamos y de esa forma nos ha ido bien.

Pero los jugadores sueñan con participar en la Champions League y la Copa UEFA. En nuestras toldas los únicos que sueñan son los aficionados. En el equipo no hay ningún soñador.

¿Es esa la filosofía del Hoffenheim, pensar únicamente en el partido que viene?

Uno debe concentrarse siempre únicamente en el próximo partido y así, paso a paso, desarrollar al equipo y cada uno de sus jugadores. Eso es lo que hemos hecho en los dos años y medio pasados y exactamente con esa forma de pensar, con esa filosofía, hemos llegado a donde hoy estamos.

La semana pasada el equipo presentó su “prueba de madurez” al jugar contra el campeón, el Bayern Múnich. ¿Se pasó la prueba?

Nosotros aprobamos, pero lamentablemente no se alcanzó el resultado que habíamos planeado. Por ello vamos a sacar nuestras conclusiones de lo que pasó, nuestras enseñanzas, y gracias a ellas, y a la forma como nos presentamos en Múnich, seguiremos desarrollándonos, avanzando, marchando hacia delante.

¿Qué le falta al Hoffenheim para dejar de ser sólo una “sorpresa” y consolidarse como un “gran equipo”?

Nosotros somos de lejos el equipo más joven de la Bundesliga y no nos hemos propuesto considerarnos a nosotros mismo un “gran equipo”. Lo que tenemos es un equipo con talentosos jugadores, un interesante cuerpo técnico detrás de ellos, y de la misma forma que hasta ahora, queremos seguir progresando en las siguientes semanas, meses, y por qué no, años.

A propósito de juventud, ¿mantendrán su política de transferencias de sólo comprar jugadores jóvenes?

Sí, mantendremos esa línea y lo seguiremos haciendo así, trayendo únicamente jugadores entre 16 y 22 años.

En el plantel hay también una edad límite para quedarse, 26 años. ¿No podría convertirse eso en un problema en el futuro, cuando los jugadores alcancen esa edad?

Aún falta mucho para que la mayoría de nuestros jugadores alcance ese límite. El promedio de edad de nuestro plantel es de 22 años y tenemos en nuestras filas jugadores que son mucho más jóvenes, que apenas tienen 20 ó 21 años. Hasta que ellos alcance los 26 años habrá pasado en el calendario del fútbol una media eternidad.

Y una media eternidad es tiempo suficiente para acumular títulos.

Pero en principio no se trata de eso. Nosotros tenemos que acumular puntos, muchos puntos, y al final se verá que es lo que queda.

Señor Rangnick, muchas gracias por la conversación y felicitaciones por un gran equipo.

Gracias a usted también.