1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Tiendas de segunda mano experimentan un auge en Alemania

Las tiendas de segunda mano reciclan lo que unos desechan, ofreciéndolo a otros a buen precio. Se trata de una próspera idea de negocio en un momento en el que lo reciclable y lo sustentable están en boga en Alemania.

default

Tienda de segunda mano en Colonia.

Rita Weingarten se despierta temprano los sábados. Normalmente su fin de semana comienza cargando cajas y apilándolas sobre la acera frente a su casa. Es ropa que le regalan amigos y familiares, y que ella vende. Una ocupación que le divierte y le genera ingresos. Sus hijos ya son mayores y su esposo murió hace unos años, así que Rita ya no tiene que cocinar ni ocuparse de nadie. En la búsqueda de una ocupación, la mujer jubilada de 57 años encontró, al abrir su propio negocio, una vocación insospechada.

La planta baja de su casa color amarillo ubicada en una calle lateral en la ciudad de Colonia, se transforma cada sábado en una colorida tienda de segunda mano. La habitación tiene el típico olor a guardado. En el centro se encuentra una mesa llena de libros de novelas policiales, también cuelgan juguetes infantiles y sobre una estantería se encuentran un par de viejas maletas.

El primer cliente del día es un hombre de cabello largo y anteojos que mira con calma lo que hay en la habitación. “Hay que tener tiempo para encontrar lo que uno busca, pero siempre hay algo para cada quien”, dice mientras busca entre la ropa un saco para regalarle a su novia.

Flash-Galerie Secondhand-Laden in Köln

El nuevo concepto de sustentabilidad asegura el éxito a este tipo de negocios.

Conocer gente

Entre tanto otro cliente ha encontrado un viejo cable de computadora. El hombre de cabello gris y fuerte acento extranjero pregunta a Rita cuanto cuesta. “Un euro con cincuenta centavos”, responde. El hombre regatea y ambos acuerdan el precio de un euro. El cliente guarda el cable mientras cuenta que viene de Sri Lanka, un país que se encuentra en guerra. No obstante dice sentir una gran añoranza por su tierra. Rita Weingarten le susurra palabras de aliento mientras ambos se despiden.

Se estima que en Alemania hay más de 10.000 tiendas de segunda mano y la tendencia es al alza. El negocio de Rita funciona bien, la mayoría de los clientes llegan atraídos por los bajos precios. Pero adicionalmente una nueva conciencia de sustentabilidad entre la población, que busca reciclar y no comprar todo nuevo asegura casi siempre éxito a estos negocios. Desde que Rita abrió ya no tira las cosas fácilmente.

Secondhand Laden in Köln Mülheim

Rita Wingarten observa un saco para caballero.

El dinero no es todo en la vida

Aunque gana entre 20 y 30 euros por día el dinero no lo es todo en la vida. De vez en cuando la mujer regala cosas cuando se da cuenta de que se trata de una persona en situación de necesidad. Muchos de sus vecinos en el barrio de Mullheim se encuentran desempleados y no falta quien entre preguntando por un par de calcetines. Entonces le regala una bolsa llena de cosas.

Pese a sus magros ingresos Rita Weingarten no está exenta de hacer una declaración al fisco. En su cuaderno contable escribe minuciosamente todo lo que vende. “No resulta siempre fácil”, cuenta. Aunque reconoce que aprendió cometiendo muchos errores ahora ya conoce el negocio al dedillo. A final de cuentas es trabajo, y para ella vale la pena. “Es para mí un pasatiempo y en realidad me da igual si gano 70 centavos o 1 euro por una prenda”, me divierto haciendo esto y conociendo siempre gente nueva”, concluye.

Autora: Olga Kapustina

Editor: Enrique López

DW recomienda