1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Tibia acogida a la convocatoria de Pegida en Europa

Pegida volvió a reunir hoy a miles de personas en su feudo de Dresde, en Alemania, pero su convocatoria para marchar en otras ciudades europeas atrajo a menos seguidores de lo esperado.

Pegida, acrónimo de "Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente", quiso explotar la tensión por la crisis de refugiados para intentar expandirse al resto del continente, convocando para este sábado (06.02.2016) una jornada con el lema "Fortaleza Europa" en varios países. Unas 8.000 personas se unieron a la convocatoria en Dresde, el epicentro de Pegida. La Policía alemana esperaba unas 25.000. Un amplio despliegue de seguridad evitó enfrentamientos entre los seguidores de Pegida y los cerca de 2.500 contramanifestantes.

"Merkel debe irse" fue el grito más oído en la concentración. La canciller alemana es uno de los principales objetivos de Pegida, debido a su política de puertas abiertas que ha permitido la llegada de 1,1 millones de refugiados en 2015 a Alemania. El orador central y fundador de Pegida, Lutz Bachmann, no acudió al acto por enfermedad. Tampoco se pudo conectar en directo con las concentraciones en Praga y Bratislava, como estaba previsto, debido a problemas técnicos.

Pegida in Calais

La manifestación en Calais había sido prohibida, pero se celebró. Hubo 20 detenidos tras producirse incidentes.

Incidentes en varias ciudades

En Praga, donde marcharon unas 1.500 personas contra la inmigracion y la "merkelización" de Europa, se registraron incidentes entre grupos de ultraderecha y de ultraizquierda. Otros 400 manifestantes protestaron contra Pegida y pidieron solidaridad con los refugiados. El movimiento "Fortaleza Europa" no llegó a reunir más que unos pocos cientos de manifestantes en otras concentraciones convocadas en Polonia, Francia, Reino Unido o Dinamarca. En Calais y Copenhague se produjeron disturbios aislados y detenciones.

Tatjana Festerling, una de las líderes de Pegida, viajó a Varsovia para participar en un acto de nacionalistas polacos. En su discurso recordó la lucha de "Polonia, Lituania, Sajonia y Austria" contra los turcos en el siglo XVII. "Libremos juntos la lucha contra la islamización", invitó a los asistentes. Pegida ya intentó en el pasado extender sus ramas al resto de Europa, hasta ahora sin éxito. El islamófobo holandés Geert Wilders fue el único líder de peso que acudió el año pasado a un acto de la plataforma. Otros partidos de la derecha populista europea evitaron por el momento dar su apoyo al movimiento alemán.

MS (dpa/efe)

DW recomienda