1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Tensión en Perú por huelga departamental contra mina

Tomas de carreteras y el cierre de la mayor universidad de la zona tensaban el ambiente en el departamento andino de Arequipa, al comienzo de una huelga cívica de tres días contra un proyecto minero.

Las protestas se han extendido durante más de un mes.

Las protestas se han extendido durante más de un mes.

Manifestantes cerraron con piedras, troncos y otros elementos varias carreteras estratégicas, mientras que en la ciudad de Arequipa, capital departamental, los estudiantes se tomaron la sede de la universidad estatal San Agustín. La huelga escala la tensión que hasta ahora se concentraba en una provincia arequipeña, Islay, donde desde hace más de un mes que los habitantes rechazan la explotación de la mina cuprífera Tía María con movilizaciones que han dejado tres muertos y más de 100 heridos.

Los pobladores de Islay, unos 60.000 dedicados en su mayoría a la agricultura, rechazan la explotación de Tía María por la empresa Southern Perú Copper Corporation, pues estiman que envenenará las aguas y los cultivos. Southern, del Grupo México S.A.B., asegura contar con planes adecuados contra la contaminación, pero los opositores no aceptan una salida distinta a la cancelación.Así que el gobierno ha enviado unos 1.000 militares a Islay, como medida extraordinaria.

Escándalo

El escalamiento de tensiones en el departamento de Arequipa (que con cerca de 1,4 millones de habitantes es uno de los más poblados del Perú) se da en medio de un nuevo escándalo, tras la aparición de audios en los que un presunto portavoz oficioso de Southern, Jesús Gómez Urquizo, negocia el fin de las protestas con el principal líder de estas, Pepe Julio Gutiérrez. En la conversación, los interlocutores hablan de la posibilidad de que la oposición cese a cambio de 1,5 millones de soles (unos 500.000 dólares) para repartirse entre los dirigentes, lo que de comprobarse implicaría conductas delictivas por ambas partes.

El gobierno nacional, a través de la Procuraduría, pidió orden de captura para Gutiérrez, pues está en libertad condicional tras ser condenado a cuatro años de cárcel por disturbios en 2011, y su papel en las actuales movilizaciones implicaría una violación de sus restricciones. El ministro del Interior, José Pérez Guadalupe, reveló además que su colega de Minas, Rosa María Ortiz, hablará con directivos de la Southern para aclarar si están realmente decididos a hacer un pago ilegal.

El alcalde de la localidad de Deán Valdivia, Jaime de la Cruz, declaró que la protesta continuará sin importar si sus dirigentes, entre los que figura, son detenidos, y negó cualquier implicación en las acusaciones contra Gutiérrez por intentar negociar el término de la huelga a cambio de dinero de la minera Southern, algo que la empresa también ha negado.

¿Vida o riquezas?

El proyecto minero cuenta con apoyo de los gobiernos nacional y departamental, así como de amplios sectores políticos y empresariales que consideran que el Perú no se puede dar el lujo de dejar sin explotar una riqueza como la que ofrece Tía María. Southern contempla la inversión de unos 1.200 millones de dólares para la construcción de Tía María, cuya producción estimada es de 120.000 toneladas métricas anuales de cátodos de cobre a partir del inicio de sus operaciones.

Del otro lado, dirigentes de la oposición al proyecto como el alcalde de Islay, Richard Ale, y los de los distritos que integran la provincia, afirman que la vida es más importante que las riquezas. En los enfrentamientos en Islay de los últimos días han muerto un agricultor, un obrero de construcción y un policía, los dos primeros por balas y el tercero a golpes.

RML (dpa, efe)