1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Talibanes siguen avanzando en el norte de Afganistán

Nuevas ofensivas han hecho retroceder a las fuerzas de seguridad en distintas zonas del país. Al menos ocho policías fueron abatidos en los enfrentamientos.

Las autoridades afganas reconocieron este domingo (23.07.2017) que sus fuerzas se retiraron de una región del norte del país tras verse superadas por una ofensiva de los talibanes que dejó al menos dos policías muertos. Poco más tarde ocurrió lo mismo en la provincia de Ghor, donde seis agentes perdieron la vida. De esta forma, los insurgentes asumen el control de dos nuevas localidades en pocos días, poniendo en entredicho la capacidad del Ejército afgano.

"Desafortunadamente, el distrito de Kohistan en la provincia de Faryab cayó en manos de los talibanes el domingo por la mañana después de que las fuerzas de seguridad llevaran a cabo una retirada táctica", indicó a la agencia de noticias EFE el portavoz del gobernador provincial, Jawid Bedar. El vocero añadió que las tropas están preparándose para "recuperar pronto el distrito”.

El portavoz de la policía provincial, Abdul Karim Yourish, añadió que el asalto sobre las instalaciones del gobierno en la localidad ocurrió en horas de la noche, cuando las oficinas gubernamentales y policiales, ubicadas dentro de un campamento cerrado, fueron atacadas sorpresivamente. En los últimos días, los talibanes han lanzado docenas de ataques en el norte de Afganistán, tomando incluso una carretera que une a la región con la capital, Kabul.

Nueva estrategia

Poco más tarde, el jefe policial de la provincial occidental de Ghor, Mohammad Mustafa Moseni, reconoció a los medios que los talibanes habían capturado el distrito de Taywara tras lanzar una ofensiva que obligó a las fuerzas de seguridad a retirarse. Moseni, que reconoció la muerte de al menos seis policías, aseguró que han llegado refuerzos a la región para hacer retroceder a los talibanes. 

La formación insurgente liderada por el mulá Haibatullah lanzó el pasado 28 de abril su tradicional ofensiva de primavera, por primera vez con objetivos políticos además de militares, como la creación de instituciones y aparatos de propaganda en las zonas bajo su control. Desde entonces, los talibanes se han hecho con el control de al menos tres distritos en las provincias de Jawzjan, Helmand y Kunduz.

Los ataques de este domingo, sin embargo, muestran una nueva estrategia al aplicar presión al gobierno en zonas donde normalmente los talibanes no son fuertes.

DZC (EFE, AP)

DW recomienda