1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Suspendido jefe de la policía de Colonia

Wolfgang Albers, relegado de su cargo tras el escándalo de las agresiones sexuales a mujeres en Nochevieja. El ministro del Interior del Estado de Renania del Norte Westfalia le informó de la suspensión.

Ver el video 01:35

Policía ofrece primeros datos sobre sucesos de Colonia

Las agresiones sexuales a mujeres perpetradas por un grupo indeterminado de hombres en las cercanías de la catedral alemana de Colonia en Nochevieja se han cobrado una nueva víctima. El jefe de la policía de la ciudad, Wolfgang Albers, de 60 años, ha sido suspendido, de forma temporal, de sus funciones al frente de las fuerzas de seguridad.

Según avanza el diario local "Kölner Stadt-Anzeiger", el ministro del Interior del Estado de Renania del Norte Westfalia, Ralf Jaeger, le informó personalmente del forzado cese ante la pérdida de confianza.

Poco antes de conocerse esta información, la alcaldesa de la ciudad, Henriette Reker, manifestó que su confianza en el jefe de Policía se había roto tras comprobar que los datos que le facilitó tras los sucesos de la Nochevieja no reflejaban lo sucedido, ya que, por ejemplo, no le informó de la presencia de solicitantes de asilo en el lugar.

Hace sólo unas horas, Berlín confirmó que entre el aproximadamente millar de hombres que participaron en la oleada de agresiones en la noche de año nuevo en la ciudad de Renania del Norte Westfalia, en el oeste del país, se encuentran al menos 18 refugiados.

La Policía federal investiga a 31 sospechosos de los que se conoce el nombre y entre los que se encuentran también refugiados, declaró hoy (08.01.2016) un portavoz del Ministerio de Interior en base a un informe de la Policía. En concreto, entre los 31 sospechosos se encuentran nueve argelinos, ocho marroquíes, cinco iraníes, cuatro sirios, un iraquí, un serbio, un estadounidense y dos alemanes. De ellos, 18 son refugiados, informó el portavoz.

Sin embargo, se trata de delitos de agresión física y robos. De momento, no se ha podido relacionar a ningún solicitante de asilo con delitos sexuales, detalló.

Hasta el momento la Policía ha recibido 170 denuncias.

JC (dpa, Reuters, AFP)



DW recomienda

Audios y videos sobre el tema