1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Superviviente del Holocausto tiende la mano al "contador de Auschwitz"

"Mi perdón no significa dejar libre a los que cometieron los crímenes" declara Eva Kor en el segundo día de juicio contra Gröning, antiguo trabajador del campo de exterminio.

La superviviente del campo de concentración de Auschwitz Eva Kor tendió hoy la mano al ex miembro de las SS nazis Oskar Gröning acusado de complicidad en 300.000 asesinatos: "He perdonado a los nazis". La anciana de 81 años acaparó hoy la atención en el segundo día del juicio contra Gröning, de 93 años, al dar un paso hacia la reconciliación a pesar del horror vivido en el campo de exterminio nazi donde fue sometida a experimentos médicos junto a su hermana gemela.

"Mi perdón no significa dejar libre a los que cometieron los crímenes", aseguró la mujer, que perdió a todos los miembros de su familia en Auschwitz, a excepción de su hermana gemela. "Fui fuerte y por eso estoy aquí setenta años después", declaró. "Si yo hubiera muerto, Miriam hubiera sido asesinada con una injección. Mengele [el medico nazi obsesionado con la investigación de los gemelos] hubiera hecho una autopsia comparativa", concluyó. Asimismo, apeló a Gröning -acusado de colaborar con los crímenes nazis- a prestar una declaración amplia y contar también la verdad sobre Auschwitz a los neonazis.

El anciano, que ya admitió en el primer día de juicio su "culpa moral", trabajó en la plataforma ferroviaria a la que llegaban trenes cargados de presos a Auschwitz, contribuyendo con sus tareas al funcionamiento de la maquinaria de exterminio nazi. Su papel era examinar el equipaje que dejaban los presos, separar el dinero y enviarlo a la central de las SS en Berlín, según la acusación, lo que le valió el apodo de "el contable de Auschwitz" en la prensa.

"Espero que usted y yo, antiguos enemigos, podamos volver a encontrarnos como personas", afirmó Kor que resaltó que su testimonio lo realiza sólo en su nombre. Para ella, el perdón es "un acto de autocuración y autoliberación".

LGC (dpa / AFP)