1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Stephen Bannon, el "Darth Vader" de la Casa Blanca

Bannon, radical ultraderechista famoso por sus frases racistas y machistas, es uno de los hombres más poderosos de Washington. Y su influencia sigue creciendo. Acá exponemos algunos detalles de su vida en cuatro puntos.

1. No se llama "Darth Vader"

¿Juega con los temores de los opositores a Trump o habla en serio? Durante una conversación con New York Times, no fue la primera vez en que Stephen Bannon se comparaba con la encarnación del mal en la película “La guerra de las galaxias”. En Hollywood-Reporter dijo una vez "la oscuridad es buena. Dick Cheney. Darth Vader. Satán. Eso es poder". ¿El temido servidor del emperador, volcado al lado oscuro de la fuerza? En todo caso Bannon no es solo el jefe de estrategias de Donald Trump, sino ahora también es miembro permanente del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos. Con este nombramiento sigue ganando influencia dentro de la burocracia estadounidense. El nacionalista podría influir en el futuro de forma decisiva en los asuntos de política exterior. Ya ahora es considerado por muchos como un agente de poder, un brazo ideológico del presidente. Incluso el duro decreto antiinmigratorio firmado por Trump sería obra suya.

2. Ha fortalecido a la ultraderecha

¿Y cuál es la ideología de Bannon? A diferencia del presidente Trump, Bannon se ha relacionado durante décadas con las teorías políticas. Ya como miembro de la Marina a bordo de un destructor en los océanos Pacífico e Índico estaba politizado, dice Bannon. El presidente Carter no reaccionó con la suficiente mano dura a la toma de rehenes de ciudadanos estadounidenses en Teherán, dice. Como resultado, Bannon adoptó una posición de ultraderecha, desarrollando un claro antiislamismo y tintes vagamente racistas. Para conocer mejor la visión de mundo que tiene Bannon vale la pena revisar el sitio de noticias y opinión “Breitbart”. Desde 2012 hasta 2016 Bannon fue "presidente ejecutivo" de dicho medio, donde él mismo escribía.

Con titulares llamativos y una gran cantidad de teorías conspirativas, “Breitbart” empujó a los republicanos aún más hacia la derecha y finalmente llevó a Donald Trump a la Casa Blanca. En 2016 le preguntaron a Bannon si su movimiento Alt-Right era racista y antisemita. Su respuesta: "¿Hay antisemitas en Alt-Right? Absolutamente. ¿Hay racistas en Alt-Right? Absolutamente. Pero no creo que este movimiento sea antisemita en su conjunto".

3. Dice que "el miedo es bueno"

"Se unirá a nosotros o morirá, mi señor". No, no es una cita de Bannon, sino de Darth Vader en "El imperio contraataca". El lenguaje marcial y un marcado pensanmiento amigo-enemigo parecen, sin embargo, pertenecer también a la normalidad para Stephen Bannon. El discurso de Trump el día de la asunción es, en gran medida, creación suya. En él Trump habló de una "masacre estadounidense" que ocurriría en las ciudades del país, en medio de un discurso sombrío, espantoso, que pintó un Estados Unidos decadente ante los ojos del mundo. "El miedo es bueno. El miedo hace que la gente actúe", había dicho ya en 2010 Bannon en una entrevista que dio como cineasta, que con documentales impactantes apelaba a los nuevos derechistas.

4. Gana dinero cuando usted ve "Seinfeld"

¿Hollywood, hogar de "idiotas de izquierda"? Así ve, al menos, a la industria del cine Bannon a través de su portal de ultraderecha. Pero él mismo se beneficia con Hollywood, al menos a través de la exitosa serie “Seinfeld”. 

Esto no le causa mucha gracia al actor Jason Alexander, a quien los fans de “Seinfeld” conocen como George Costanza. ¿Cómo es que Bannon se beneficia? Como banquero e inversionista, compró parte de la productora de “Seinfeld” a Ted Turner. Al final Bannon aceptó que Turner no le pagara con dinero, sino con derechos de televisión. Seguramente previó que “Seinfeld” sería un éxito de audiencia, lo que le permitió amasar una enorme fortuna. Algunos millones ya los tenía de su época en Goldman Sachs, entre 1984 y 1990. Cómo alcanzar acuerdos donde ellos son los únicos ganadores parece ser el vínculo que ata tan fuertemente a Bannon con Trump.

DW recomienda