1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

ACTUALIDAD

Steinmeier: El mundo no debe verse en blanco y negro

La política exterior es una negociación y necesita tiempo. Pero Internet exige soluciones rápidas que a veces no existen, declaró el ministro de Exteriores alemán en el Global Media Forum de Bonn.

Si bien no pudo traer Breaking News sobre las negociaciones de Rusia y Ucrania, el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, sí pudo dejar clara su postura sobre Internet y la realidad digital en el Global Media Forum en Bonn. El discurso podría haberse titulado “15 hechos sobre política exterior que te sorprenderán”, bromeó Steinmeier, pero su lenguaje digital todavía está lejos de eso.

Para el ministro, el problema es que tanto política como medios digitales están sometidos al dictado de los clics. “Para lograr más clics se necesitan imágenes nuevas y rápidas y eso deja en desventaja a la política exterior”, aclaró ante la audiencia.

Las fotos de los lugares en conflicto que circulan por las redes sociales tienen un gran impacto. “Frente a esta avalancha de imágenes, los métodos de la política exterior parecen muy lentos”, explicó Steinmeier. En política exterior no se trata de imponer sino de negociar en largas sesiones, como entre Rusia y Ucrania. Estas no generan fotos y de cara al público, esos esfuerzos por la paz tienen menos efecto que las imágenes que circulan.

"Shitstorm" por partida doble

Durante su discurso, Steinmeier se refirió también al problema de los extremos: “Con conflictos cada vez más complejos, cada vez se tiende más a dividir el mundo en lo bueno y malo, negro o blanco. La realidad no se puede limitar a estos criterios”, dijo haciendo también referencia a la crisis de Ucrania: “Solo necesito abrir mi Facebook para saber cómo va este proceso. Cuando hablo de política exterior, me enfrento a una shitstorm por partida doble”. Mientras unos le tildan de ser compresivo con los rusos, otros le acusan de apoyar a fascistas ucranianos.

En este sentido, Steinmeier aprovechó también su intervención para apelar a los periodistas a ejercer su profesión con responsabilidad: “No se debe caer en la tentación de considerar blanco o negro algo que no conocemos. También en el caso de Ucrania hay que entender los diferentes puntos de vista”, continuó.

Aun así, no todo es negativo en las redes sociales, indicó el ministro, calificándolas como una herramienta educativa y una gran oportunidad para entrar en contacto con los ciudadanos.

En referencia a la política exterior, Internet es para el ministro un gran reto por dos razones. Por una parte, la política exterior vive de fronteras y la red no conoce estas fronteras. Por otra, las competencias de política exterior están en manos del Estado, pero el control sobre los datos está desde hace tiempo en manos privadas. Esto exige reglas para una red digital mundial y el debate provocado por el escándalo de la NSA es más que necesario. Por una parte, para garantizar la libertad en Internet, y por otra para asegurar el respeto a la esfera privada.

DW recomienda