1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Sopesan mudar la universidad CEU de Budapest a Viena

George Soros (picture alliance/AP Photo/B.Szandelszky)

El magnate George Soros, fundador de la Universidad Centroeuropea (CEU).

El Gobierno austríaco ofreció trasladar de Budapest a Viena la sede de la Universidad Centroeuropea (CEU), fundada por el magnate George Soros, después de que Hungría adoptara esta semana una polémica ley que puede provocar su cierre. Según confirmó la cancillería federal a la agencia austríaca APA, el jefe del Gobierno austríaco, el socialdemócrata Christian Kern, ya se ha puesto en contacto con la oficina de Soros para hacerle llegar su oferta. Mientras tanto, el vicerrector de la CEU, Zsolt Enyedi, reconoció que Viena sería una opción posible, si bien el centro docente lucha en primer lugar por permanecer en Budapest.

"De momento intentamos hacer todo lo posible contra esa ley y por denunciar la injusticia de la que somos objeto. Tenemos la esperanza de tener éxito en esto", dijo Enyedi a APA. "Pero si los responsables políticos se han decidido a forzar nuestra salida del país, no tendremos otra opción que tomar en serio estas ofertas", añadió. Aludió así no sólo al planteamiento de Viena, sino también a las ofertas de Praga, capital de la República Checa, y Vilna, capital de Lituania, de convertirse en sede de la prestigiosa universidad fundada en 1991 por George Soros, un multimillonario filántropo estadounidense de origen húngaro.

Enyedi recordó que la entidad académica privada considera que la nueva ley húngara es discriminatoria, ya que la CEU es la única universidad que no cumple con los nuevos requisitos. Por eso, ha pedido al presidente húngaro, János Áder, que no la firme, sino que la envíe para su revisión al Tribunal Constitucional de Hungría. "Si Áder no la manda al Constitucional, lo hará la propia CEU. Finalmente está el camino al Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo", explicó el vicerrector a APA. La nueva normativa, aprobada el pasado martes (4.4.2017) por el Parlamento húngaro a pesar de las fuertes protestas que había provocado el proyecto dentro y fuera del país, exige que las instituciones académicas financiadas desde el extranjero tengan un campus en el país de origen, algo que no cumple la CEU.

Además, obliga a que haya un acuerdo entre los gobiernos de Hungría y Estados Unidos, donde la CEU está inscrita, sobre el funcionamiento de la universidad. Esa condición es difícil de cumplir, ya que la legislación estadounidense deja en manos de los estados –el de Nueva York en este caso– y no del Gobierno federal, la competencia en materia de educación. (EFE)