1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Siria: entre la duda y la esperanza

Tras el anuncio de Vladimir Putin de retirar la mayor parte de las tropas rusas de Siria, la gente espera que las cosas mejoren. Pero las dudas persisten, aclara Anna Lekas Miller desde Azaz.

Mientras en las calles se sucedían protestas con motivo del quinto aniversario del comienzo de la represión en Siria, en la ciudad de Azaz muchos celebraban también las nuevas noticias. “Hemos derrotado a todas las fuerzas que luchaban con Assad”, dice Mohammed, activista que participa en las manifestaciones. “Solo queda Rusia, Assad no tiene nada más. Es su fin”, continúa.

¿Qué signifca la retirada?

Al mismo tiempo, otros se muestran más escépticos sobre la retirada rusa, pensando que podría tener algún tipo de importancia política para el Gobierno. “La mayoría está ilusionada con las noticias”, dice Ahmed, ciudadano de 33 años procedente de Aleppo, ciudad que soportó la ofensiva rusa. En los últimos seis meses, unas 500 personas murieron a manos de los ataques aéreos rusos en el sector de la ciudad controlado por la oposición. “Ahora tenemos miedo de que vuelva la fuerza Siria. Las bombas de barril de Assad son todavía más letales”, aclara a DW.

Retirada de tropas rusas en Siria.

Retirada de tropas rusas en Siria.

Rusia mantuvo el control del espacio aéreo de las zonas controladas por la oposición durante mucho tiempo. Ahora, su retirada no descarta la posibilidad de que sus fuerzas sean reemplazadas por el régimen sirio. “Estoy seguro de que Rusia seguirá apoyando al régimen”, explica Ahmed: “Nadie puede decir a ciencia cierta que se haya retirado”.

“Putin pretende enviar un mensaje de que va en serio con las conversaciones de paz”, aclara Hadi Abdalhadi Alijla, director del Instituto de Estudios de Oriente Medio en Canadá. “Pero también le está dejando claro quién manda a Assad (y a Teherán)”, continúa el experto: “Les dice que es él y no otro el qué domina el juego con Occidente”.

A pesar de que ambos bandos violaron el alto el fuego, este se consiguió mantener durante más de dos semanas en las zonas controladas por los opositores. Ahora, las conversaciones de paz vuelven a retornarse en Ginebra tras varios intentos fallidos. Pero para Mahmoud Ibrahim, comentarista político de la agencia Hawa Smart News, la retirada no será completa y aún quedarán unidades militares rusas en el país: “Seguirá teniendo una base y misiles C300 que podrá usar y disparar en cualquier momento”, aclara a DW.

Cambio en el campo de batalla

En Aleppo, el doctor Salah Safadi era uno de los encargados de la atención a los pacientes. En las últimas semanas ni siquiera pudo viajar debido a los cortes en la carretera que unía la ciudad con Azad. Ahora, mientras continúa atendiendo las necesidades de los miles de desplazados a lo largo de la frontera turca, espera poder retomar pronto sus proyectos en Aleppo. “Coger un poco de aliento nos ayudaría para poder ofrecer atención de calidad en vez de hacer solo el trabajo de salvamento”, explica optimista.

Anteriormente Safadi dirigía un programa de nutrición para niños en un hospital de Aleppo, programa que, al igual que otros, tuvo que abandonar a consecuencia de los ataques rusos. Ahora tampoco confía en que la calma dure demasiado. “Mientras no haya una solución política continuará la guerra”, sentencia. Para Safadi, la oposición usará la ocasión para atacar al régimen y a las milicias kurdas, habrá más muertes, más heridos y más gente en los hospitales. “Mientras haya tantas fuerzas en el campo, seguirá siendo una pesadilla”, concluye.

DW recomienda