1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Siria, el caos de una guerra de todos contra todos

Mientras Turquía celebra la liberación de Al Bab en el norte, las tropas de Damasco combaten a los rebeldes en el este y sur del país, donde también los insurgentes se matan entre ellos.

"Tras la toma de Al Bab, los combatientes de la Brigada Al Hamza izaron la bandera de su unidad en el balcón de una casa. La brigada combatió junto a las fuerzas del Ejército Libre Sirio (ELS). Juntos expulsaron a los yihadistas del llamado Estado Islámico". Así anunció el triunfo uno de los combatientes, supuestamente el líder de la brigada.

La noticia fue luego confirmada por el ministro de Defensa de Turquía, Fikri Isik, quien dio a Al Bab por liberada y bajo completo control de las fuerzas rebeldes. Las calles de la ciudad están vacías porque la mayoría de los habitantes huyó antes que comenzaran los combates. El Ejército de Turquía apoyó la operación, especialmente por medio de bombardeos aéreos.

Bombardeos por doquier

Como parece claro que el presidente sirio Bashar al Assad permanecerá en el poder, Turquía busca ante todo una cosa: control territorial sobre el norte de Siria para impedir que los kurdos afiancen sus posiciones en la región. Pero tres kilómetros al sur de Al Bab se encuentra el Ejército de Al Assad, que claramente buscaba tomar posesión de la ciudad antes que nadie. Entre los soldados de ambos bandos ya ha habido algunas refriegas.

Por ahora, el principal objetivo de las tropas del régimen sirio es contener a los insurgentes en el oeste y el sur del país. Por ello, diversos puntos en las provincias de Deraa y Homs fueron bombardeados por la fuerza aérea. Lo que no está claro es si fue la de Siria o la de Rusia la que llevó a cabo las operaciones, que buscaban aparentemente minar las posiciones del Frente Fatah Al Sham, que se estableció como la rama de Al Qaeda en Siria.

Por si fuera poco, cada vez se hace más habitual que los grupos extremistas combatan entre ellos. A medio camino entre Homs e Idlib fueron halladas dos fosas comunes con los restos de 130 combatientes de Fatah Al Sham. Según los informes, fueron ejecutados por yihadistas de la milicia Jund al Aqsa.

Todos contra todos

Pareciera como que en Siria todos pelean contra todos. En el caos de esa guerra, cientos de miles de civiles se ven atrapados por el sufrimiento. "Talbisah, al norte de Homs, pudo recibir un convoy de ayuda de Naciones Unidas por primera vez en cinco meses recién el pasado 5 de febrero", dijo la portavoz de la ONU, Yara Sharif. De este modo, 84 mil personas accedieron a la comida y los medicamentos que tan desesperadamente necesitaban.

Sin embargo, abastecer continuamente a estas personas es imposible. "En enero, de los 21 convoyes de ayuda que debían socorrer a unos 914 mil sirios, solo uno pudo llegar a su destino, con suministros para unas 40 mil personas. Hay lugares del país que desde hace más de 100 días que no reciben ayuda de ningún tipo", lamentó Sharif.

Stepehen O'Brien, coordinador de la Ayuda de Emergencia de la ONU, dijo que los envíos de ayuda que llegaron a su destino aumentaron ligeramente su cuota de éxito en febrero. Pero, evidentemente, con eso no basta.

Autor: Jürgen Stryjak

DW recomienda