Singapurense da la sorpresa y relega a Phelps a la plata | Deportes | DW | 13.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Singapurense da la sorpresa y relega a Phelps a la plata

Joseph Schooling ganó la medalla de oro en la final de los 100 metros mariposa, superando por 75 centésimas al nadador estadounidense.

El sueño de Michael Phelps de obtener todas las medallas de oro posibles en los Juegos Olímpicos de Río se topó con el nadador singapurense Joseph Schooling, quien este vieres (12.08.2016), en una brillante presentación, relegó al a estas alturas mítico deportista estadounidense al segundo lugar en la final de los 100 metros mariposa, disputada en la piscina olímpica de la ciudad brasileña.

Si bien podría hablarse de la gran sorpresa de los Juegos, la verdad es que Schooling ya había anunciado sus intenciones de aguar la fiesta de Phelps en las clasificatorias, al marcar los mejores tiempos en las series y en la semifinal. El singapurense, de 21 años, debutó en Río como atleta olímpico y consiguió la primera presea dorada para su país en este tipo de competencias.

Schooling comenzó la carrera con mucho ímpetu, y ya en los primeros 50 metros aventajaba a Phelps por 52 centésimas, distancia que el tiburón de Baltimore no solo no pudo recortar, sino que se acrecentó hasta las 75 centésimas en los tramos finales. Schooling estableció un nuevo récord olímpico, con un tiempo de 50,39 segundos, llevándose el oro. De esta forma, Phelps no pudo obtener su cuarto título consecutivo en la prueba.

Fin a la carrera

El nadador estadounidense, que sumó su tercera medalla de plata en unos Juegos Olímpicos y cerró su participación individual en Río, compartió la segunda posición con el sudafricano Chad Le Clos –histórico rival de Phelps– y el húngaro Laszlo Cesh, lo que muestra lo estrecho de la lucha. Los tres marcaron un idéntico crono de 51,14 segundos. Ahora a Phelps le quedan los 4x100 este sábado, con lo que pondrá fin a su participación en los Juegos y a su carrera.

“Un triple empate es bastante salvaje”, dijo el estadounidense. “Primero vi un segundo junto a mi nombre, luego miré otra vez y me volví hacia Laszlo y Chad como diciendo: ‘uh, hemos empatado'. Es genial. Chad y yo hemos tenido algunas carreras en los últimos cuatro años. Y con Laszlo apenas me acuerdo de la primera vez que nos enfrentamos. Quizá hace tanto como con Ryan (Lochte), así que es especial y una buena forma de acabar mi última carrera. No me puedo quejar mucho”, añadió el ganador de 22 medallas de oro.

DZC (EFE, dpa, Reuters)


DW recomienda