1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

¿Será Libia el muro de la UE en el Mediterráneo?

Los dos principales asuntos de la cumbre de la Unión Europea en Malta eran la lucha contra la inmigración en el Mediterráneo y el futuro de la Unión tras el "brexit". Así valora la prensa alemana sus resultados.

De la cumbre de Malta celebrada este viernes (03.02.2016) salió una respuesta común a la crisis de los refugiados en el Mediterráneo. Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea formularon una serie de diez "Prioridades” para apoyar a Libia como país de tránsito. En esa lista se incluyen la formación y equipamiento de la vigilancia costera del país norteafricano, así como en el control de sus límites fronterizos. Los mandatarios se mostraron dispuestos "a tomar medidas nuevas y decididas medidas para reducir el flujo de migrantes en el Mediterráneo central”, según reza el texto del comunicado emitido tras la celebración de la cumbre.

Por otro lado, la UE abordó el futuro papel global de la UE tras los cambios en la política estadounidense producidos con la nueva administración de Donald Trump. "Creemos que existe gran convergencia entre los socios comunitarios en que la UE tiene un papel que desempeñar a nivel global y que ahora necesita también liderar a nivel global", explicó en rueda de prensa el primer ministro de Malta, Joseph Muscat. Por su parte, la alta representante comunitaria para la Política Exterior, Federica Mogherini, se pronunció en el mismo sentido, cuando dijo que los Veintiocho tienen "la responsabilidad de mostrar unidad y fuerza en un momento en que el mundo y los europeos necesitan una UE fuerte, fiel a sus valores y a sí misma".  "La Unión”, añadió Mogherini, "debe ser una referencia para nuestros socios en el mundo en multilateralismo, paz y seguridad, comercio libre y justo" o en su "enfoque cooperativo".

Ver el video 02:16

Acuerdo con Libia sobre crisis migratoria

La prensa alemana valoró, sin embargo, con escepticismo los resultados de la cumbre: 

Süddeutsche Zeitung: 'Nuestra misión se basa en la cooperación y en la asociación', dijo Federica Mogherini en Malta. ‘Nosotros no creemos en muros'  ¿Perdón, cómo dice? En el Mediterráneo no se pueden construir muros, pero la intención que tiene la UE va en la misma dirección”.

Schwäbische Zeitung: Es comprensible que los jefes de Estado y de Gobierno, sobre todo ante varios procesos electorales importantes, busquen soluciones para la crisis de refugiados. Pero las decisiones que se tomaron en Malta, más que soluciones son primeros auxilios, cuando lo que hace falta es cirugía compleja y un costoso programa de rehabilitación. En los dos últimos años, el exministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier y el diplomático alemán Martin Kobler han intentado mediar para lograr un Gobierno eficaz y restablecer el orden en el país. Antes había en Libia un dictador. Aunque no se lo quería, al menos se podía llegar con él al entendimiento para impedir a los refugiados ir más allá de la costa libia. Aunque nadie en Malta quisiera admitirlo, los tiempos con el dictador eran para la política de refugiados de la Unión Europea sustancialmente más sencillos.

Frankfurter Rundschau: Europa ha encontrado una cínica alternativa al peligroso viaje en barco para los refugiados. Si no quieren retroceder hacia sus países, pueden quedarse en la caótica Libia. Esa es la idea central del plan de diez puntos que hoy se decidió en Malta. Por supuesto que la declaración de la UE contiene como siempre un par de elementos líricos que de lejos parecen recordar los valores humanitarios de Europa. Pero lo importante es que Libia es de facto un Estado fallido. Da igual. En medio de este caos hay que impedir que los refugiados penetren en la rica Europa. 

Frankfurter Allgemeine Zeitung: El plan con el que la UE quiere ahora tomar las riendas del flujo de refugiados a través de Libia parece estupendo: ayudar a los libios en el control de sus fronteras y en la vigilancia costera y la ONU recibirá ayuda para atender a los migrantes en el propio país. Además, se fomentarán los retornos voluntarios. Y vuelve a prometerse mucho dinero para toda África. Pero todo eso no servirá de mucho mientras la cuestión del poder en Libia no esté resuelta. Si continúan las luchas en el país y las facciones enfrentadas, pero no hay instituciones que funcionen, no habrá en aquel país nadie que se tome en serio la colaboración con la UE.  

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema