1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

NRS-Import

Separar a los gallos

Los comentaristas analizan hoy la agudización del conflicto de Venezuela y Ecuador con Colombia.

default

Hugo Chávez: ordenó movilizar tropas hacia la frontera con Colombia.

Un conflicto armado sería una catástrofe

SÜDDEUTSCHE ZEITUNG, Múnich: "El sábado, militares colombianos mataron en territorio ecuatoriano a 17 miembros de la guerrilla colombiana FARC. Como respuesta, Ecuador y Venezuela suspendieron las relaciones diplomáticas con Colombia y enviaron tropas a la frontera. Los gallos de riña deben ser separados lo antes posible, sobre todo el halcón derechista y aliado de los EE. UU. Uribe, presidente de Colombia, y el izquierdista desenfrenado Hugo Chávez, presidente de Venezuela. El resto lo regularán, esperemos, las necesidades económicas. Los tres países están estrechamente entrelazados económicamente. Un conflicto armado sería una catástrofe… también para cientos de rehenes de las FARC.”


Cómplice, no intermediador


RHEINISCHE POST, Düsseldorf: "Una guerra empujaría a la región a una devastadora miseria. El grupo guerrillero marxista colombiano mantiene en vilo a Colombia desde hace 40 años. El grupo, que financia sus andanzas con narcotráfico y secuestros, puede funcionar sólo con ayuda de allende las fronteras. Que Colombia defienda sus propios intereses es legítimo. El presidente izquierdista Chávez ha apoyado a todas luces a las FARC. Ello lo transforma en cómplice y no en el autoproclamado intermediador.”


¿Son 1.800 metros razón para una guerra?


DIE PRESSE, Viena: “Es cierto, con su incursión, Colombia violó derechos de soberanía de Ecuador. ¿Pero son 1.800 metros una razón para amenazar con guerra? ¿En una jungla que nadie quiere ni puede controlar? Y menos el presidente Correa, un vasallo de Chávez. Habría que recordarle que fue él quien retiró a las fuerzas militares, para que los guerrilleros pudieran establecerse. No, aquí no se trata de derechos de soberanía, sino del mito de los Robin Hood contra los grandes terratenientes y los militares torturadores. Ésa es una realidad de ayer, no del 2008. En Perú y Brasil, la élite y los campesinos, los indígenas y los blancos se han reconciliado. Con los réditos de una economía en auge son financiados programas contra la pobreza. Se producen avances, si bien lentamente. El predicador del odio no lo quiere percibir. Su “socialismo del siglo XXI” catapulta a América del Sur de regreso al siglo XIX. A los tiempos de Bolívar, en los que las guerras aún traían la libertad.”


Los perdedores son los rehenes


LE DAUPHINÉ LIBÉRÉ, Grenoble: "Quito acusa a Colombia de que el ataque del sábado ha hecho fracasar la liberación de una gran parte de los rehenes, lo que el presidente colombiano, Álvaro Uribe, naturalmente rechaza. ¿Quién tiene razón, quién no, en esta rivalidad entre el aparentemente bueno y el aparentemente malo? (…) Suceda lo que suceda, los grandes perdedores en este caso son Ingrid Betancourt y sus desdichados compañeros de martirio. (…) Todo da la impresión de que los rehenes caen ahora en un abismo diplomático y son secuestrados una segunda vez.”

DW recomienda