1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Se viralizan las lágrimas de una niña palestina ante Merkel

El encuentro entre Angela Merkel con jóvenes de una escuela secundaria puso a la canciller en una situación difícil, en la que se vio obligada a recurrir a un raro talento emocional: la empatía.

La escena se produjo el miércoles (15.07.2015) en un encuentro de Merkel con alumnos de entre 14 y 17 años de una escuela en Rostock, norte de Alemania. El acto avanzaba con normalidad hasta que Reem, una alumna palestina, tomó el micrófono y contó su historia: "Me gustaría estudiar. Es un deseo y un objetivo que realmente quisiera cumplir", explica Reem en un alemán impecable, mirando a Merkel con una cálida sonrisa. Su problema: ella y su familia, provenientes de un campo de refugiados palestinos en el Líbano, están por ser expulsados de Alemania.

"Es difícil ver que otros realmente pueden disfrutar de sus vidas y tú no puedes disfrutar con ellos", ilustra la niña en el encuentro, titulado, precisamente, "Vivir mejor en Alemania". El golpe de realidad deja descolocada a la mujer más poderosa del mundo, que comienza a buscar una respuesta: "Hmmm... Lo entiendo. Y al mismo tiempo debo... A veces la política es dura". Merkel continúa: "Eres una persona increíblemente agradable. Pero sabes que en los campos de refugiados palestinos en el Líbano hay aún miles y miles de personas. Y si ahora dijéramos 'Pueden venir todos, pueden venir todos de África' es algo que no podemos asumir".

Lágrimas que descolocan

Entonces ocurre lo inesperado: mientras Merkel argumenta a Reem por qué no puede hacer nada por frenar su drama, la niña rompe a llorar. La canciller se interrumpe: "Ay, vamos, lo has hecho estupendamente", dice a la pequeña. El presentador del ciclo interviene: "Señora canciller, no creo que se trate de hacerlo bien, sino de que es una situación muy difícil". "Sé que es una situación difícil", responde Merkel, que entre tanto se acerca a la niña y le toca la pierna. "Por eso quiero acariciarla. Porque no queremos llevarlos a esta situación y porque expresaste en nombre de muchos otros a qué situación se puede llegar".

El video, de un minuto y medio, comenzó a circular de inmediato bajo el hashtag "îmerkelstreichelt" (Merkel acaricia), generando, sobre todo, críticas a la reacción de la canciller ante una prueba que requería una virtud que no figura entre sus fuertes: la empatía. Mientras el Gobierno en Berlín difundió el video completo para mostrar que el diálogo fue más extenso y que que la líder cristianodemócrata reaccionó bien al explicar la realidad de la situación, otros la acusaron de "fría" y "condescendiente".

"Explicarle a una niña ante las cámaras que su destino no es asunto tuyo... Simplemente vergonzoso", escribió Jan Schnorrenberg, de las juventudes del partido Los Verdes. "Todo el horror de la política de refugiados en un video", escribió otro usuario de Twitter. Otros pidieron ir más allá del análisis sobre la reacción de Merkel y recordar que el video, que ocupó hoy el primer lugar de los temas más comentados en el Twitter de Alemania, puso cara y voz al creciente drama de los refugiados en Europa.

MS (dpa/efe)